El Supremo vio irregularidades en las escuchas a condenados del 11-S

El juez Joaquín Jiménez cree que el periodista Alony debió ser absuelto

El líder de Al Qaeda en España, Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dadah, fue absuelto de la conspiración terrorista de las Torres Gemelas de Nueva York porque el Tribunal Supremo no ha considerado de suficiente entidad que su número telefónico apareciese en la agenda de un compañero de piso de Mohammed Atta, el jefe de los cuatro comandos suicidas. El Supremo ha anulado parte de las escuchas por irregularidades en su autorización.

La sentencia del Supremo sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001, cuyo fallo fue anticipado el pasado día 1, mantiene la condena a 12 años de cárcel a Abu Dadah como dirigente de la célula española de Al Qaeda y la pena de 7 años de prisión para Taysir Alony, el periodista que entrevistó en Afganistán al líder mundial de Al Qaeda, Osama Bin Laden. El alto tribunal mantiene las penas impuestas por la Audiencia Nacional a otros 13 condenados y absuelve a otros tres por falta de pruebas.

Ente los aspectos más relevantes de la sentencia, de 330 folios de extensión, figura la anulación de las escuchas telefónicas de los números pertenecientes a Abu Dadah, Ousama Darra y Mohamed Needl Acaid por irregularidades en las autorizaciones y seguimientos por parte de tres juzgados de la Audiencia Nacional.

En concreto, el Tribunal Supremo destaca que no se llegó a incorporar al proceso el auto del juzgado central número 5, por entonces servido por el juez Baltasar Garzón, que abrió la causa contra Al Qaeda en 1996, en el que "presuntamente se había acordado" la intervención telefónica de los números de los tres sospechosos citados.

La sentencia contiene un voto particular del magistrado Joaquín Jiménez, quien cree que la nulidad de las escuchas debió extenderse al auto en el que se acordó "la intervención del primer teléfono del primer sospechoso" mediante la fórmula de que "pudiera ser miembro Hamás", que "expresa la voluntad policial de que las cosas son como se dice".

Joaquín Jiménez opina que el alto tribunal debió absolver a otros siete condenados, entre ellos el periodista Taysir Alony. Respecto a éste, Jiménez subraya que la única fuente de prueba son sus propias declaraciones judiciales sobre hechos anteriores a la entrevista a Bin Laden, que deben ser analizados desde esa perspectiva y no desde la de después de los ataques a las Torres Gemelas. "A la sentencia de la Audiencia Nacional le sobran afirmaciones y le faltan acreditaciones", concluye Jiménez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50