Crónica:Corea del Sur-Togo
Crónica
Texto informativo con interpretación

Corea del Sur remonta a una infantil Togo

Los asiáticos ganan sin apuros pese a estar por debajo del nivel que mostraron hace cuatro años

Togo volvió a mostrar ayer la cara más infantil del fútbol del África negra, que ha comenzado el Mundial con pésimos resultados. Primero fue Costa de Marfil, luego Angola y ahora el equipo de Otto Pfister, cuya espantada de hace menos de una semana se solucionó el lunes, aunque parece que su retorno no ha servido de mucho. Togo, la selección de Adebayor, se topó con Corea del Sur, un equipo que en poco recuerda al que en el pasado campeonato dejó fuera a España. Los asiáticos han perdido juego y dinamismo, pero, a cambio, han afilado su juego defensivo hasta convertirse en perros de presa.

Ante la falta de puntería, Mohamed Kader, que había intentado ejercer de pasador hasta entonces, decidió probar el papel de rematador. Tras un gran control orientado con el muslo, cruzó ante el atónito portero coreano. El seleccionador de Corea, Advocaat, tiró de un delantero veterano como Jung-Hwan para reforzar el ataque. La idea funcionó. El atacante se asoció con Park, jugador del Manchester United, y Lee Chun Soo, ex de la Real Sociedad y del Numancia. El coreano disparó una falta cuyo único mérito, que había costado la expulsión de Abalo, fue el de superar la barrera, pero el portero togolés la convirtió en un golazo.

RESULTADO

COREA DEL SUR 2 - TOGO 1

Los africanos no se recuperaron del mazazo. El dominio seguía siendo suyo, pero las oportunidades eran difusas y carentes de verdadero peligro. Ni Adebayor ni Salifou encontraban puerta. Sin embargo, Jung-Hwan sí que la encontró. Con un tiro desde fuera del área y otra vez con la colaboración del portero, Agassa, logró certificar la victoria asiática.

Agassa trata de atrapar el cabezazo del surcoreano Jung.
Agassa trata de atrapar el cabezazo del surcoreano Jung.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS