Un informe alerta de que la ampliación del puerto incrementará la erosión en El Saler

La catedrática Eulàlia Sanjaume detecta "un grave peligro" para la estabilidad de la playa

Un informe de la catedrática de Geografía de la Universitat de València Eulàlia Sanjaume, especialista en dinámica litoral, pone en guardia sobre las consecuencias negativas que tendrá la ampliación del Puerto de Valencia sobre las playas del sur, en concreto la del Saler y "probablemente" la del Perellonet, "dada la magnitud de la obra proyectada", con más de 2.000 metros de crecimiento mar adentro de la dársena. El estudio de impacto ambiental realizado por una consultora para la ampliación del puerto, sin embargo, minimiza estos efectos como "variaciones muy poco relevantes".

El estudio de impacto ambiental dice que se trata de "variaciones muy poco relevantes"

El estudio elaborado por Eulàlia Sanjaume a instancias de la Secretaría de Estudios y Programas del PSPV de Valencia, concluye que la ampliación en 1.530.000 metros cuadrados de las instalaciones portuarias de Valencia "determinará un incremento de la erosión al sur del puerto", como ha ocurrido después de cada una de las distintas ampliaciones realizadas. En ese sentido, las investigaciones llevadas a cabo en los últimos 30 años por esta catedrática, que ha sido contratada por la Universidad de Oslo para el análisis de las costas árticas noruegas, constatan cómo las playas del Saler "han ido perdiendo metros lineales como consecuencia de la afección del puerto de Valencia". Además, señala que pese a las "sucesivas y costosas" regeneraciones efectuadas, las playas del Saler "siguen presentando preocupantes problemas de erosión".

Sanjaume considera "incontestable" que todas las obras construidas perpendiculares en el óvalo valenciano (espigones o diques portuarios) "han generado acumulaciones inducidas al norte de dichos obstáculos y erosiones inducidas al sur de las mismas con el consiguiente retroceso". Además, advierte de los problemas ecológicos derivados de las periódicas regeneraciones de arena, tanto en los dragados de la zona antelitoral para su obtención como en el incremento de la sedimentación en la playa sumergida por la pérdida de materiales después de los temporales, lo que ocasiona un grave impacto a los organismos de la zona, como los algares de Posidonia oceánica.

De acuerdo con su exposición, la deriva litoral (corriente longitudinal cargada con sedimentos) va transportando los sedimentos arenosos en la misma dirección de su resultante neta, que en las playas valencianas es norte-sur debido al predominio de vientos y oleajes del primer cuadrante, especialmente nornoreste, noreste y estenoreste. En consecuencia, cuando en un tramo costero se construyen obras perpendiculares en la orilla, como un espigón o un dique portuario, "se produce una grave alteración del equilibrio dinámico-sedimentario de la zona". "Los sedimentos transportados aguas abajo (hacia el sur en nuestras costas) por la corriente de la deriva litoral quedan atrapados en la cara norte del espigón o del dique del puerto", previene.

La acumulación inducida a causa del puerto de Valencia ha sido la causa del crecimiento de la playa de La Malva-rosa experimentado en los últimos años, mientras que al sur del puerto "las olas siguen rompiendo y poniendo sedimentos en suspensión, por lo que la corriente de la deriva sigue transportando sedimentos aguas abajo". "La gran diferencia", explica, "es que al sur del puerto los sedimentos transportados aguas abajo no pueden ser sustituidos por los que deberían llegar de aguas arriba, ya que han quedado retenidos por los diques y espigones".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El resultado de este efecto, según Sanjaume, es que al sur de los puertos "se produce una erosión acelerada que erosiona las playas y llega a poner en peligro incluso propiedades en las zonas inmediatas de la playa". Sin embargo, el estudio de impacto ambiental realizado por una consultora para la ampliación del puerto, ahora estudiado por el Ministerio de Medio Ambiente, sólo aprecia "variaciones muy poco relevantes en la energía incidente sobre las playas al sur del Puerto" y afirma "que no supondrá cambio alguno en el proceso evolutivo actual de las playas". Pero, curiosamente, añade: "Dado el elevadísimo valor del enclave y, especialmente, teniendo en cuenta la magnitud de las erosiones producidas al sur del puerto, se recomienda efectuar un programa de seguimiento ambiental de la evolución de la línea de costa en las playas del sur del puerto que contemple, asimismo, las posibles afecciones en el LIC [lugar de interés comunitario] marino de La Albufera".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Alberola

Forma parte de la redacción de EL PAÍS desde 1995, en la que, entre otros cometidos, ha sido corresponsal en el Congreso de los Diputados, el Senado y la Casa del Rey en los años de congestión institucional y moción de censura. Fue delegado del periódico en la Comunidad Valenciana y, antes, subdirector del semanario El Temps.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS