Reportaje:OFERTAS DE EMPLEO

Club de negocios para mujeres profesionales

Una red europea de 2.000 técnicas y ejecutivas de 30 nacionalidades desembarca en España

A medio camino entre un club de golf y uno de negocios, la Red Europea de Mujeres Profesionales (EPWN), que da sus primeros pasos en nuestro país, lleva ya cinco años poniendo en contacto a directivas de toda Europa. Reúne alrededor de 2.000 mujeres de más de 30 nacionalidades con un objetivo prioritario: impulsar la carrera profesional de sus miembros, ampliar su red de contactos y tratar de paliar el escaso interés que, según sus coordinadoras, tiene la mujer en establecer redes sociales.

El pasado 25 de mayo, en uno de sus primeros actos en España, la EPWN se reunió en Madrid para hablar sobre las mujeres en el mundo de los negocios y la responsabilidad social.

"Aquí la gente tiene una especie de vergüenza latina a pedir consejo y ayuda. En el mundo anglosajón es habitual"

"Las mujeres en el mundo de los negocios somos como una segunda generación de inmigrantes: nos sentimos como en casa, pero no siempre relajadas". Así describe Avivah Wittenberg-Cox, fundadora de la EPWN, la situación de la mujer profesional a día de hoy. Lo hace en la carta "Feminismo a los cuarenta, o por qué creé la EPWN", en la que esta ejecutiva y socia de la empresa cazatalentos Choose2Choose explica qué le llevó a organizar hace cinco años esta asociación en París. Hoy tienen sede en 13 ciudades europeas. Madrid es, desde hace unos meses, parte de la red. Próximamente llegarán a Barcelona.

Lo que ofrecen a las mujeres profesionales va desde lo intangible a lo práctico. Entre los intangibles: conocimiento, apoyo, visibilidad en el mercado o consejos profesionales. Entre lo práctico, para empezar, destaca la posibilidad de hacer negocios dentro del grupo. "Es como en cualquier club de negocios tradicional: se juntan emprendedoras, empresarias y directivas, y pueden cerrar acuerdos", afirma Marijó Bos, co-presidenta de EPWN en España y socia de la empresa de formación de directivos Mercer Delta.

Por los 50 euros que cuesta darse de alta en esta red, los miembros obtienen una cuenta especial para la página web de la asociación (www.europeanpwn.net). Allí pueden colgar su currículo por lo que pueda surgir, acceder a una sala de chat o a una sección de directorio donde buscar información de contacto de sus miembros alrededor de Europa. "Aquí, por poner un ejemplo real, una directiva de una empresa multinacional pedía información sobre posibles candidatas para su compañía en el mercado ruso, y la encontró. Es una de las ventajas de estar presentes en toda Europa", afirma Bos.

Las mujeres profesionales sacan menos partido que los hombres de las redes de contactos, según Carmen Revuelta, responsable de la iniciativa para mujeres de Alcatel España y ponente en la mesa organizada por EPWN en el IBM Forum de Madrid. "Las mujeres esperan que el resto del mundo haga todo por ellas. Pero si no se pide al superior lo que se quiere, no se obtiene. ¡Sal y lucha por ello!", es el consejo de Heidi Sinclair, CEO de Burson Masteller Europa, otra de las directivas que han participado en el foro.

Para solucionar esta supuesta falta de predisposición hacia las relaciones de negocios fuera de la empresa, EPWN organiza el último martes de cada mes un cóctel social en el restaurante Jazzanova de Madrid. Allí hacen contactos, comentan sus proyectos, sacan nuevas ideas para impulsar la carrera profesional o, tal vez, una cita para una presentación de los productos de la compañía que dirigen o una nueva propuesta laboral.

Saltos en las carreras

El programa de mentoring (en el que cada miembro puede contar con un tutor en temas concretos como gestión de equipos, negociación de salario o habilidades comunicativas) está aún por desarrollar en España. "He notado que aquí la gente tiene una especie de vergüenza latina a pedir consejo y ayuda", cuenta uno de los miembros más recientes de este club, Ilona Kirienko, rusa de 34 años residente en España, directora de marketing de profesionales y comercio en el grupo BBVA. "En el mundo anglosajón es de lo más habitual. Yo creo en estas redes porque mi carrera dio un salto tras recibir un consejo adecuado de una persona de la que no esperaba obtenerlo. Envié un e-mail a una ejecutiva europea que no me conocía, y sorprendentemente me respondió con una información que cambió mi trayectoria".

EPWN España cuenta por el momento con 50 miembros en nuestro país y pretende alcanzar los 200 a final de año.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción