Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | ZOÉ VALDÉS - ESCRITORA | PROPUESTAS

Deseos en Jerusalén

Acabo de volver de Israel, un país difícil pero fascinante", dice la escritora cubana, cuyo último libro es Bailar con la vida.

Pues cuente, cuente.

El mar Muerto, por mucho que hayas oído hablar de él, supera todas las expectativas. Tiene una estela multicolor que es como si el arco iris estuviera saliendo del agua.

¿Es cierto eso de que se flota fácilmente?

Y tanto. Lo difícil es poner los pies en el suelo.

¿Se llevó alguna sorpresa?

Me encantó atravesar el desierto de Judea. Yo soy tauro, un signo de tierra, y me dio una fuerza tremenda. Es una tierra que te cuenta cosas. "Lleven gorrita y agua", nos avisaron, y me pareció que no sería para tanto. Oye, a los diez minutos pensaba que me iba a desmayar. Es precioso cuando la piedra empieza a moverse, como ondulándose por el sol.

Hábleme de Jerusalén.

Me encantó pasar de buenas a primeras de un barrio árabe a uno cristiano o judío. Visitamos el Cenáculo, el lugar donde Jesús celebró la Última Cena, y la fuente donde se dice que ascendió a los cielos la Virgen María. En el Muro de las Lamentaciones es increíble el espectáculo de la gente dándose cabezazos y todos esos papelitos con mensajes que la gente introduce pidiendo deseos. ¿Qué dirán?

Escribiría alguno.

Sí, pero no se puede contar a nadie. Ojalá se cumpla. Pedí tanto y por tanta gente...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de junio de 2006