Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado enturbia la campaña presidencial mexicana

La víctima tenía vídeos que supuestamente comprometen al PRD

La violencia irrumpió ayer en la tensa campaña presidencial mexicana. A pocas horas del esperado debate entre los cinco candidatos, el vehículo de la esposa de un empresario encarcelado por corrupción fue tiroteado en la Ciudad de México. Cecilia Gurza tenía previsto difundir unos vídeos que supuestamente comprometen a funcionarios del Partido de la Revolución Democrática (PRD), liderado por Andrés Manuel López Obrador.

La camioneta blindada en la que viajaban la esposa de Carlos Ahumada y sus tres hijos, de 9, 13 y 15 años, recibió diez impactos de bala. No hubo heridos en el incidente. Las versiones contradictorias ofrecidas por el conductor del vehículo aumentaron la confusión sobre un atentado repleto de interrogantes. A raíz del incidente, Cecilia Gurza y el abogado de su marido decidieron suspender la difusión de las cintas.

La jornada era propicia para un escándalo que pudiera salpicar a un candidato, habida cuenta de la gran expectación que había despertado el segundo y último debate. La elección de una fecha tan significativa para difundir vídeos comprometedores y cometer un atentado es un mensaje, no se sabe de quién, de que la campaña entra en una fase peligrosa, en la que todo puede ocurrir.

El constructor de origen argentino Carlos Ahumada está en la cárcel desde abril de 2004 con cinco procesos abiertos por fraude, lavado de dinero e incumplimiento de obra. El empresario ganó diversas licitaciones de obras públicas del Gobierno del Distrito Federal, en la época de López Obrador como alcalde. Asimismo, Ahumada apareció en varios vídeos entregando dinero a funcionarios municipales del PRD, entre ellos algunos estrechos colaboradores de López Obrador. El candidato perredista ha negado reiteradamente toda vinculación con los actos de corrupción y dijo tener la "conciencia tranquila" cuando, la semana pasada, se anunció la difusión de nuevas cintas.

Sin consecuencias

Empresas de sondeos consultadas por este diario dudaban ayer de que un nuevo vídeo-escándalo tuviera efecto alguno en el electorado y en el debate de anoche. "No creo que la guerra sucia pueda dar más de sí", dijo María de las Heras, la única encuestadora que pronosticó en el año 2000 la victoria de Vicente Fox, y que en 2004 adelantó el triunfo de José Luis Rodríguez Zapatero. "Denostar es muy fácil. Proponer requiere ingenio y por lo visto en México se nos acabó el ingenio", añadió.

Observadores como De las Heras otorgaban gran importancia al debate por lo incierto que está el panorama a menos de cuatro semanas del 2 de julio. "Por primera vez los mexicanos no sabemos quién va a ganar" señaló. El debate puede ser la oportunidad, si no para cambiar de preferencia, tal vez para aumentar la disposición de los electores a acudir a las urnas.

"Lo más importante es el postdebate. Habrá que ver quién da ganador a quién", aseguró Francisco Abundis, de la encuestadora Parametría, que llamó la atención sobre la ausencia del Gobierno en la recta final de campaña. La propaganda institucional, que en los últimos meses actuó en beneficio de la candidatura de Felipe Calderón, del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), ha desaparecido por imperativo legal.

Dos encuestas publicadas ayer en los diarios El Universal y La Crónica daban un empate técnico (a 36% y 35%, respectivamente) entre Calderón y López Obrador. Otro sondeo del diario Excelsior otorgaba una ventaja de un punto a López Obrador (35,5% frente al 34,4% para el candidato del PAN). Roberto Madrazo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), llegaba al debate en tercer lugar, con un 25%. Los otros dos candidatos, Patricia Mercado (Alternativa Socialdemócrata y Campesina) y Roberto Campa (Nueva Alianza) suman 4%.

María de las Heras y Francisco Abundis dan poca credibilidad a los vaivenes de los sondeos de las últimas semanas. "En México hay mucha gente que dice que va a votar y luego ni acude a las urnas. Esa gente contesta según lo que publican los medios. Así fue en el 2000, había mucho ruido que favorecía al candidato del PRI. Y ganó Fox", recuerda De las Heras. Según esta encuestadora, las campañas electorales son como las batallas, se empieza atacando por aire, bombardeando intensamente, pero se ganan en tierra, con la infantería. La pregunta clave es quién llevará más electores a las urnas. "Las elecciones serán en verano, cuando la mitad del país está a 42 grados de temperatura y la otra mitad está inundada. Esto lo instauraron los priístas, que de eso saben mucho. Ahí es donde cuenta la capacidad de organización. La estrategia por tierra no se puede mantener mucho tiempo, por el costo. El PRI está empezando a atacar abajo, veremos qué resultados obtiene", explica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006