Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno asume que tiene poco margen para retener a Iberia en El Prat

Los ministros de Fomento y de Industria, Magdalena Álvarez y José Montilla, se reúnen hoy con el presidente de Iberia, Fernando Conte, para escuchar juntos los planes de la compañía para el aeropuerto de Barcelona, en el que prevé dejar de operar la "mayoría" de vuelos porque no los considera rentables. Fuentes de Fomento explican que el Gobierno "es consciente de que tiene poco margen de maniobra" para presionar a Iberia, ya que es una compañía privada (si bien el Estado mantiene el 5,5% del capital), para que atienda las "demandas ciudadanas" y permanezca en El Prat. La aerolínea, cuyos principales accionistas han pedido a Conte que reconduzca la situación, aduce que seguirá en Barcelona con la compañía de vuelos baratos que ha creado con cuatro socios.

Con la concesión de permisos de despegue y aterrizaje (slots) estrictamente reglada por la legislación europea, AENA, el ente público que gestiona los aeropuertos, sólo podría castigar a la aerolínea (como piden algunos políticos catalanes) en el reparto de la nueva terminal del aeropuerto de Barcelona, cuyas obras concluirán en año y medio. Fomento considera que condicionar ahora esa futura distribución de espacios a que Iberia mantenga vuelos en El Prat sería "un chantaje inaceptable". En todo caso, la cuota de vuelos que opere en Barcelona en ese momento será un dato a tener en cuenta cuando los técnicos analicen el reparto, según fuentes de AENA.

Privilegios no, ayudas quizá

Por su parte, el Gobierno catalán desea que la reunión de mañana de Conte con el jefe del Ejecutivo autonómico, Pasqual Maragall, sirva para abrir nuevas vías de diálogo con el objetivo de mantener e incluso incrementar la presencia de Iberia en El Prat. Lo que no hará, sostuvo el secretario de Movilidad, Manel Nadal, es conceder privilegios a la compañía, pero nada impide que reciba el mismo tipo de ayudas que cualquier otra empresa si implanta un centro de mantenimiento en Barcelona.

Si en el proceso de adjudicación de slots para el invierno la nueva compañía Catair no obtuviera los suficientes para suplir la reducción de vuelos de Iberia, el Ejecutivo catalán no vería mal que utilizara los de la compañía de bandera, aunque ello podría suponer incumplir la ley. "Siempre sería mejor eso que dejar sin determinados vuelos al aeropuerto de Barcelona", afirmó un alto cargo del Gobierno autónomo. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, advirtió a Iberia de que "no arreglará su cuenta de explotación" eliminando vuelos del aeropuerto de El Prat.

El grupo parlamentario de la Entesa en el Senado (que agrupa al PSC, ERC e ICV) ha presentado una moción en la que insta al Gobierno a compensar la supresión de rutas de Iberia adjudicando derechos de vuelo a otras compañías que mantengan los servicios que actualmente presta esta empresa. También pide la comparecencia en la Cámara alta de Conte y del presidente de AENA, Manuel Azuaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006