Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía de Canadá desarticula una célula inspirada en Al Qaeda

Los presuntos terroristas tenían tres toneladas de material explosivo

Una masiva operación antiterrorista llevada a cabo en la noche del viernes en Toronto (Canadá) contra una "célula nacional inspirada en Al Qaeda" ha concluido con la detención de 17 personas, 12 adultos y cinco adolescentes. "La célula era una amenaza real y muy seria", aseguró Mike McDonnell, portavoz de la Policía Montada de Canadá. Los acusados tenían tres toneladas de nitrato de amonio, un fertilizante que puede ser utilizado para fabricar explosivos.

"Tenían la capacidad y la intención de llevar a cabo ataques. Nuestra investigación y las detenciones han impedido que llegaran a fabricar ninguna bomba o colocaran algún artefacto, pero ésa era su intención", señaló McDonnell en una rueda de prensa. Preparaban una serie de ataques. Tenían en su poder tres toneladas de nitrato de amonio, un ingrediente común para fertilizantes que se usa para hacer explosivos, y los "componentes necesarios para crearlos", dijo el portavoz de la Policía Montada.

"Intentaban usarlos para un ataque terrorista", informó McDonnell. Con tan sólo una tonelada de nitrato de amonio se voló el edificio Murrah del FBI en Oklahoma en el año 1995, lo que provocó la muerte de 168 personas. "Los detenidos pretendían crear artefactos explosivos", insistió el portavoz. Entre los materiales aprehendidos había un teléfono móvil que parecía preparado para ser usado como detonador.

Entre los objetivos de los supuestos ataques terroristas mencionados por el diario Toronto Star figuraban el Parlamento canadiense, la sede de los servicios secretos (CSIS) y la Torre CN, una torre de telecomunicaciones que es uno de los edificios más altos del mundo. Según el rotativo, los jóvenes habían establecido un campo de entrenamiento en el norte de la provincia de Ontario y podrían estar vinculados con Ehsanul Islam Sadequee y Syed Haris Ahmed, dos estadounidenses de Georgia que viajaron en 2005 a Toronto para reunirse con "extremistas islámicos" y que fueron detenidos por el FBI en abril.

"Debemos permanecer vigilantes", prosiguió McDonell. "Canadá es tan susceptible de sufrir ataques terroristas como cualquier otro país". La policía confirmó que todos los detenidos el viernes eran residentes canadienses "de diferentes orígenes", la mayoría de ellos poseía la ciudadanía -algunos eran estudiantes, otros trabajadores y algunos estaban en paro-. Todas las identidades han sido facilitadas, a excepción de los cinco adolescentes, que están protegidos por la ley de justicia criminal adolescente. Las edades de los adultos oscilan entre los 19 y los 43 años.

"Los sospechosos parece que habían adoptado una ideología violenta inspirada en Al Qaeda", informó Luc Portelance, adjunto del director de operaciones del Servicio Canadiense de Seguridad e Inteligencia (CSIS), la agencia de espionaje canadiense. Portelance añadió que "la investigación sigue en marcha" y que las autoridades canadienses "no están preparadas en estos momentos" para informar sobre presuntos vínculos internacionales. Según los servicios de seguridad, la mayoría de los detenidos eran de origen musulmán. Portelance no descartó que se produjeran más detenciones.

El periódico Toronto Star informaba ayer que el grupo empezó hace dos años a comunicarse a través de Internet para realizar ataques en Canadá. El mismo diario señala también que los detenidos habían aumentado su extremismo con el desarrollo de los conflictos armados en Afganistán e Irak.

La comisaría de policía en la que se cree que están los detenidos -situada en la localidad de Pickering, a unos 35 kilómetros al este de Toronto- estaba ayer rodeada por un impresionante dispositivo de seguridad, siempre según el diario Toronto. Las detenciones han despertado el temor a un ataque terrorista en suelo canadiense, que las autoridades han temido siempre desde el 11 de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 2006