Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

France Télécom invertirá 200 millones en unificar sus marcas

En España gastará 60 millones en cambiar Amena por Orange

Los 10,5 millones de clientes de telefonía móvil de Amena y los 1,5 millones de usuarios de telefonía fija y acceso a Internet de Wanadoo pasarán a convertirse a partir de septiembre en abonados de Orange, la marca que ha elegido France Télécom (FT) para unificar sus ofertas comerciales -banda ancha, televisión, servicios empresariales y telefonía móvil- en todo el mundo. La campaña costará 200 millones, de los que 60 corresponden al cambio en España, con la desaparición de Amena y del color verde por Orange y el naranja.

Ocho años después de su nacimiento, la marca verde del tercer operador de móvil español cederá el testigo al universo naranja de Orange, la enseña que utilizan 85 millones de clientes de France Télécom de telefonía celular e Internet en 14 países. La sustitución se hará progresivamente y durará hasta final de año, ya que hay que cambiar desde la imagen de las tiendas hasta millones de tarjetas SIM (hacen que los móviles funcionen), según anunció Didier Lombard, presidente de France Télécom ayer en París.

El coste del cambio de marca a escala mundial será de 200 millones de euros, de los que aproximadamente 60 serán para la campaña en España. Previamente, a finales de julio, France Télécom cerrará la fusión de todas sus empresas en el país, culminando así el proceso iniciado en julio del año pasado con la compra de Amena por 10.600 millones de euros.

Orange es una marca que goza de un gran reconocimiento en Francia, Alemania y Reino Unido. Los responsables de la multinacional confían en que pronto se popularice en España, como pasó con su rival Vodafone, que eliminó en unos meses la marca Airtel. "Orange será más vivo que Amena", dijo Lombard.

La implantación de Orange como marca global de France Télécom para todos sus servicios -a excepción de la telefonía fija- comenzó ayer en Francia y en Reino Unido y se extenderá con posterioridad a los más de 100 países donde está presente el grupo francés.

Por otra parte, Lombard declaró que Xfera, el cuarto operador móvil español que tiene previsto comenzar a operar a finales de este año, "lo tendrá muy difícil". "El fenómeno del cuarto operador no es nuevo. Como en otros países, en España deberá ser muy agresivo comercialmente, con precios muy bajos para depredar el mercado. Todo dependerá luego del aguante y la fortaleza financiera que esté detrás del proyecto", manifestó.

El presidente mundial de France Télécom se mostró cauto a la hora de valorar la introducción de los operadores móviles virtuales -aquellos que no disponen de red propia y alquilan la de los operadores establecidos- en España. Lombard indicó que confía en que el regulador actúe como en Francia y no fije las condiciones de acceso, sino que deje a las partes llegar a acuerdos libremente.

De esta forma, confía en que aparezcan compañías que complementen la oferta de Orange, en segmentos como el público joven y usuarios intensivos de descargas musicales y mensajes móviles (los populares sms).

El pasado mes de noviembre France Télécom fichó al vicepresidente de Bull para dirigir la fusión de Amena y Wanadoo en España. Gervais Pellisier es, desde entonces, máximo responsable de la filial española de la multinacional francesa y su principal misión es la de llevar a cabo la fusión de los negocios de la multinacional en España: la división móvil de Amena, y la de telefonía fija e Internet, que opera bajo las marcas Wanadoo y Uni2. Una vez completada la fusión de las tres compañías (Auna, Amena y France Télécom España) se nombrará al consejero delegado de la nueva France Télécom España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2006