Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las reservas de agua bajan 5.000 metros cúbicos en sólo una semana

Las reservas de agua de la Comunidad de Madrid descendieron desde el pasado 21 de mayo, es decir en sólo una semana, más de 5.000 metros cúbicos, hasta situarse en el 58% de su capacidad, con un total de 548,737 hectómetros cúbicos de agua embalsada. Así, los embalses madrileños se hallan más de dos puntos por debajo de los niveles del año pasado por estas fechas, cuando superaban el 60% de su capacidad, según el Canal de Isabel II.

La Comunidad de Madrid ha levantado parcialmente las restricciones en el uso de agua que fueron impuestas al comienzo del año hidrológico, el pasado 1 de octubre, al permitir el riego de parques y jardines durante la noche, y el llenado de piscinas.

Según aseguró el pasado 18 de mayo el vicepresidente de la Comunidad y presidente del Canal de Isabel II, Ignacio González, el resto de restricciones (como el baldeo de calles o el uso de fuentes sin un sistema de recuperación del agua) continúan terminantemente prohibidas. Respecto al llenado de piscinas, González también aclaró que los dueños de las piscinas que sean llenadas tendrán la obligación de poner en marcha medidas para mantener en buenas condiciones de uso el agua, con el fin de evitar su derroche. Cuando se tomó la decisión, la capacidad de los pantanos madrileños estaba al 60%.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, se mostró muy contrariada cuando se levantaron las restricciones. "Una vez que han conseguido los 200 hectómetros adicionales de agua anuales para la región y que ha mejorado algo la situación, han tomado esta decisión como si el problema se hubiera acabado", señaló. En opinión de Narbona, la medida es "asumible". "Se puede regar sin que el abastecimiento de agua para consumo esté en peligro, pero no se puede permitir el riego de jardines sin más. La gente debe saber que el problema del agua sigue existiendo y no se puede equiparar un jardín al agua que consumimos".

Greenpeace tampoco aprobó el levantamiento de restricciones y acusó ayer a la Comunidad de poner en peligro el abastecimiento de agua para consumo de los madrileños. "Es una decisión descabellada y arriesgada", aseguró Julio Barea, responsable de agua de Greenpeace.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 2006