Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cierra el hotel París, en cuyo tejado se alza el cartel de Tío Pepe

El negocio, ubicado en la Puerta del Sol, fue inaugurado en 1863

El hotel París, situado en el número 2 de la Puerta del Sol y construido en 1863, cerrará el próximo 31 de mayo. Los propietarios del inmueble lo han vendido por un precio que podría rondar los 80 millones de euros. El Ayuntamiento todavía no ha recibido ninguna petición de licencia para dar un nuevo uso al inmueble, pero advierten de que por ser histórico y estar en el centro podría gozar de algún tipo de protección.

Ni siquiera durante la Guerra Civil, cuando fue convertido en un hospital de sangre, había cesado completamente en sus funciones como hotel. Es uno de los hoteles más antiguos de la ciudad, "y el de más categoría hasta que, alrededor de 1919, se construyeron el Ritz y el Palace", explica orgulloso Fernando Gómez, el recepcionista del hotel, que lleva 31 años en el París.

Según fuentes del establecimiento, los gestores del hotel (que también dirigen el Regina y el Francisco I) no son los propietarios del edificio, lo es una empresa totalmente ajena al negocio que les alquila el inmueble.

"Ya se venía venir que esto acabaría así. Los gestores del hotel intentaron comprar el inmueble, pero los dueños pedían un precio desorbitado y la empresa no podía asumirlo", explicaron las mismas fuentes.

El precio por el que se ha realizado la venta a terceros, según fuentes del hotel, ronda los 80 millones. El establecimiento tiene en plantilla 30 trabajadores que, en su mayoría, perderán el empleo.

No obstante, fuentes del Ayuntamiento aseguraron ayer que no han recibido ninguna petición de licencia por parte de los nuevos propietarios, pero advirtieron de que, por su carácter histórico y por estar en el centro de la ciudad, la operación tendrá que pasar por la Comisión de Patrimonio. Hace dos años, una empresa compró el complejo Canalejas, en la misma manzana que el hotel París, para un uso que todavía no se ha hecho público.

Las tiendas situadas en los bajos del inmueble también deberán cerrar antes del 1 de junio. Algunas, como la cafetería de al lado del hotel, ya llevaban muchos meses cerradas. Pero la tienda de zapatos Cremares y el local de cambio de divisas Exact Change deberán buscar nuevos emplazamientos. Eso sí, el cartel publicitario de Tío Pepe, que luce en la azotea del edificio, permanecerá.

El hotel París es de dos estrellas. Pero su aspecto de lujo decadente delata el esplendor que vivió en otra época. Ahora, tras varias remodelaciones, la última a principios de los ochenta, sus estancias combinan estilos de diferentes épocas que muestran su evolución.

"Hasta finales de los setenta, aquí se celebraban las mejores bodas de Madrid", recuerda el recepcionista.

El hotel contaba entonces con una cocina de unos 30 trabajadores. Pero hoy, ya ni siquiera sirven comidas. Por el lugar han pasado personajes de la talla de Édouard Manet, Maurice Ravel o Rubén Darío. Jacinto Benavente, según dicen en el hotel, solía organizar charlas en el vestíbulo. "En la boda de Alfonso XIII, la mayoría de sus invitados se hospedaron en el París", explicaba Gómez. "Sobre todo me da mucha pena que desaparezca por la historia de este lugar. El Ayuntamiento debería protegerlo", protestaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2006