Inmobiliarias hasta en el parqué

Compañías del sector copan la mayoría de las salidas a Bolsa en 2006 impulsadas por la necesidad de financiar su diversificación e internacionalización ante el previsible cambio de ciclo en su actividad

El miedo guarda la viña. Muchas inmobiliarias, ante el inevitable cambio de ciclo que se avecina y la subida de tipos de interés en curso, han decidido diversificar sus productos e internacionalizar sus mercados. Para ello necesitan dinero, y la Bolsa, aprovechando sus todavía buenos resultados económicos y las también buenas valoraciones que registra hasta ahora el mercado de renta variable español, se ha convertido en el instrumento elegido por muchas de ellas para captar recursos.

Renta Corporación y Parquesol se han estrenado recientemente en el parqué, la promotora valenciana Astroc lo hará el próximo miércoles, y Riofisa y Realia han anunciado que comenzarán a cotizar en breve. Marina D'Or, entre tanto, sigue deshojando con ayuda de bancos de inversión la margarita de su incorporación al mercado de renta variable. La mayor parte de las salidas a Bolsa en España en 2006 las están protagonizando grupos inmobiliarios y también corresponde a compañías de este sector buena parte de las operaciones de compras, fusiones y ampliaciones de capital, dentro y fuera del mercado doméstico.

El baile afecta a todo tipo de compañías, desde las pequeñas y medianas hasta los grandes grupos. Entre las primeras, AISA, que cotiza en el segundo mercado en la Bolsa de Barcelona y que el miércoles inició una ampliación de capital por valor de 206 millones de euros. Entre las grandes, Metrovacesa, la mayor inmobiliaria española, inmersa estos días en una guerra de OPA por su control entre su presidente y fundador, Joaquín Rivero, y sus mayores accionistas, la familia Sanahuja.

Otras grandes inmobiliarias como Realia, Grupo Lar y Renta Corporación han adquirido en los últimos meses sociedades inmobiliarias en Francia y otros países.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS