Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grabadoras frente a carteras

Unos lo habían preparado; otros improvisaron. Los diputados de PP y del PSPV en las Cortes Valencianas manifestaron ayer con gestos desde los escaños -unos esgrimiendo grabadoras, otros sacando sus billeteras- sus discrepancias a cuenta de las nuevas revelaciones en torno al caso Terra Mítica: el presunto cobro de comisiones ilegales que dos empresarios imputados han atribuido a Eduardo Zaplana. Desde que el viernes de la semana pasada se conoció el asunto, a raíz de la denuncia ante el fiscal de los diputados socialistas Antoni Such y José Camarasa, los populares han dedicado la mayoría de sus intervenciones a descalificarles por grabar la conversación con los empresarios. Los portavoces del PP, por contra, apenas han criticado a estos por sus acusaciones a Zaplana.

Casualmente, ayer por la tarde Such y Camarasa tenían que formular sendas preguntas en la sesión de control al Consell en las Cortes. Que el PP iba a hacer algo para reiterar su rechazo, estaba claro: había más periodistas de lo normal e incluso Canal 9 había desplazado a un equipo, algo inhabitual en las sesiones vespertinas de un pleno ordinario. Como inhabitual era la nutrida asistencia de parlamentarios en el hemiciclo a primera hora de la tarde. Cuando Such se disponía a preguntar desde su escaño, los diputados del PP se levantaron todos a una y mostraron grabadoras y otros artilugios electrónicos capaces de registrar conversaciones.

El presidente de la Cámara, Julio de España, que por la mañana había reiterado su crítica a Such y Camarasa -el martes los comparó con narcotraficantes, además de acusarles de cometer un delito-, pidió a sus correligionarios que se sentaran y guardaran los aparatos, porque los servicios de la Cámara "ya lo graban todo". Y les llamó al orden "por primera vez". Such consiguió preguntar.

También Camarasa pudo hacerlo, con un matiz: la Mesa de las Cortes se lo permitió a sabiendas de que el titular de Cultura, al que el Consell endosó la pregunta del diputado, dirigida genéricamente al Gobierno, había excusado su presencia en el pleno. Todo para que los diputados del PP pudieran repetir la jugada: cuando Camarasa empezó a hablar, se levantaron de nuevo al unísono y volvieron a enseñar las grabadoras. Esta vez, De España no les llamó al orden. Pero en esta ocasión los diputados socialistas empezaron a sacar sus carteras -algunos optaron por billetes-, que mostraron a los populares, en alusión al dinero de Terra Mítica.

En el revuelo, con agrias acusaciones entre ambas bancadas, Camarasa le espetó al portavoz del Consell, Esteban González Pons, que acababa de criticar a los socialistas por grabar las conversaciones: "Eso [la defensa de Zaplana] no es lo que dices cuando llamas a los periódicos, ni lo que publicas en El Semanal Digital".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006