Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma del Estatuto

Manuel Chaves vaticina desde ya que el referéndum "será una gran fiesta"

"Hemos hecho el Estatuto que nos ha dado la gana", dice el presidente

Los socialistas están pensando en el referéndum de ratificación del nuevo Estatuto andaluz, algo que no se producirá hasta el 25 de febrero de 2007, pero desde ya vaticinan que "será una gran fiesta". Este es el mensaje que lanzaron ayer el presidente de la Junta y líder del PSOE, Manuel Chaves, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y los ex presidentes Rafael Escuredo y José Rodríguez de la Borbolla.

Antes de que los andaluces sean convocados a las urnas para el plebiscito, aún queda un largo trecho para su aprobación definitiva por las Cortes, en la que los socialistas están casi seguros de que no van a reproducirse ni los cambios ni las tensiones que ocurrieron con el catalán. Andalucía ha contado con la ventaja de que antes de que su Parlamento aprobase la proposición de ley de reforma ya sabía los límites que habían marcado las Cortes para la de Cataluña. Y salvo la fórmula político-jurídica para asumir la gestión del Guadalquivir y la relativa incógnita sobre la petición de competencias estatales mediante el artículo 150.2, el resto de las modificaciones serán, según el PSOE, de carácter y mejoras técnicas.

Dando por hecho esta circunstancia, Manuel Chaves se lanzó ayer a avanzar pronósticos, tanto sobre lo que apoyarán los andaluces en la consulta como de lo que le ocurrirá al PP si, finalmente, mantiene su rechazo. Al PA, también en el frente del no, ni lo mencionó. "Auguro que el referéndum va a ser una gran fiesta de todos y para todos", aseguró para el primer caso Chaves. "Va a haber una gran movilización", dijo De la Vega; "Os adelanto que va a ser la comunidad que mayor participación tendrá de apoyo a la reforma del Estatuto", sostuvo Escuredo; y De la Borbolla aseguró que los socialistas serán "la levadura" para que el pueblo andaluz apoye el texto.

Respecto a lo que le ocurrirá al PP también hubo unanimidad: "Va a acabar con el escaso crédito que tiene en Andalucía. Van a tener muy complicado explicar por qué no votaron la reforma", aseguró Chaves.

Antes de que se cumplan estos vaticinios, Chaves cree que hay "una nueva oportunidad para el consenso" en la tramitación en las Cortes, pero para eso el PP deberá no oponerse a la toma en consideración de la iniciativa en el pleno del día 23. "Votar no de la toma en consideración es tanto como negarle a Andalucía que su Estatuto pueda ser debatido y tramitado en las Cortes", dijo. La otra condición es que no puede haber "rebajas" al texto.

Chaves ayer se encontraba a gusto con los suyos en el acto de la campaña explicativa puesta en marcha por el PSOE, al que asistieron representantes de la patronal, de los sindicatos y de organizaciones sociales. Se le notó desde el primer momento al introducir comentarios relajados muy infrecuentes en él cuando habla en público, como el anunciar la vestimenta que portaba la ministra Carmen Calvo (como la bandera andaluza, pantalón blanco y chaqueta verde), lo que la obligó a ponerse en pie y saludar.

Apoyo del Gobierno

El proyecto de reforma recibió el respaldo de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega quien aseguró que el Gobierno lo "apoyará" y "defenderá". La número dos del Gobierno opinó que la proposición de reforma andaluza tiene "un amplio consenso" y supone una "manifestación de lealtad institucional" con el Estado. "Sólo aquellos que no lo han querido desde el principio se han quedado fuera", afirmó y se quejó de lo "bueno que hubiera sido que el PP hubiese arrimado el hombro".

También pidió a los dirigentes del PP "más respeto y menos insultos" hacia el proyecto aprobado por el Parlamento autonómico, cuya alusión a la realidad nacional de Andalucía en el Preámbulo fue calificada de "cachondeo" por el líder del PP, Mariano Rajoy.

"La expresión sobre la realidad nacional es el hilo conductor, pone en relación directa a la Andalucía de 2006 con el simbolismo del 28-F" de 1980, fecha en la que los andaluces decidieron en referéndum acceder a su autogobierno por la misma vía que la reservada para las llamadas comunidades históricas, dijo Chaves, quien enfatizó: "Hemos hecho el Estatuto que nos ha dado la gana. No tenemos que pedir perdón ni permiso a nadie".

"No lo saben, pero nos ayudan"

Rafael Escuredo promotor de la plataforma Andaluces Levantaos, junto con Manuel Clavero, Manuel Pimentel y Alejandro Rojas-Marcos, apoyó ayer de plano la reforma impulsada por su partido e IU. Y arremetió contra las declaraciones despectivas de los dirigentes del PP contra el Estatuto como las de Mayor Oreja advirtiendo del fenómeno islamista. "Alguien le cambiaría el pastillero ese día. ¿Cómo gente con corbata, de carrera pueden decir esas cosas? Ellos no lo saben pero nos están ayudando en todo, están otra vez echándonos una mano", afirmó en alusión a la reacción de los andaluces cuando en 1980 la derecha se opuso a la autonomía. También aseguró que el PP no apoyaría el texto aunque se quitase la alusión a la realidad nacional. "Ellos no tienen miedo a la retórica, sino a los contenidos, en profundizar en la democracia". El PP reaccionó acusándolo de "traicionar el 28-F".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de mayo de 2006

Más información