Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carles Martí asegura que hay que buscar otro emplazamiento de día para el festival Sónar

El festival Sónar, que este año se celebrará del 15 al 17 de junio, se define como un festival urbano y cultural que en sus actividades diurnas ocupa el recinto del Centro de Cultura Contemporánea de Barcleona (CCCB), el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) y la plaza de los Àngels, entre otros centros culturales de la zona del Raval. Esto ha sido así históricamente, pero desde hace años la demanda supera ampliamente la oferta y hace ya varias ediciones que, sencillamente, el festival decidió dejar de crecer para no tener que abandonar este privilegiado emplazamiento.

Pero todo esto puede variar a partir del próximo año. "El festival ha ido creciendo y consolidándose, y es lógico cuestionarse su emplazamiento actual", indicó ayer Carles Martí, concejal de Ciutat Vella y ahora también concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona en sustitución de Ferran Mascarell. "No digo cuál tiene que ser la solución, sólo que cuando acabe esta edición habrá que ir estudiando otros posibles emplazamientos", añadió Martí, que reconoció que no es un problema vecinal -"dura pocos días y la zona no está muy poblada"-, sino de crecimiento.

"Tampoco digo que los queramos echar, nada de eso. Simplemente, creo razonable iniciar la reflexión sobre el tema", insistió. Con relación a la reiterada negativa de los organizadores del festival a instalar todas sus actividades en la zona del Fórum, Martí reconoció que esta ubicación sería la deseada por el Ayuntamiento, "pero hay más opciones que el Fórum porque Barcelona es muy grande". En opinión del nuevo concejal de Cultura, que hasta la semana que viene no tiene previsto explicar las líneas que marcarán su actuación en el área, no es excusa el hecho de que el festival tenga un carácter urbano y céntrico. "Para un japonés, Nou Barris es también el centro de la ciudad", comentó respecto, es de suponer, a la mayoría de extranjeros que acuden al festival de música avanzada, que ha colocado a Barcelona en el calendario de la vanguardia musical.

Respecto a las otras fiestas y actuaciones musicales en Ciutat Vella, Martí defendió la necesidad de mantenerlas porque facilitan que el espacio público "sea realmente lugar de convivencia y encuentro". Pero, indicó, "se tienen que hacer de forma mesurada y teniendo en cuenta que afortunadamente hay gente que vive en el barrio". Martí opta por estudiar "caso por caso", evitar la concentración de todos los actos en un solo espacio y también repartir las actuaciones a lo largo del año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006