Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un congreso hispano-marroquí impulsa un observatorio permanente sobre la comunidad extranjera en Jaén

El congreso hispano-marroquí que se clausuró ayer en la Universidad de Jaén (UJA) ha servido para impulsar la puesta en marcha de un observatorio permanente sobre la inmigración en esta provincia, un foro que incluye un servicio de orientación sociolaboral para facilitar la integración de los inmigrantes en su zona de acogida. El observatorio, del que forman parte profesores de la Universidad de Jaén y de las marroquíes de Tánger-Tetuán y Rabat, además de miembros del Consejo Económico y Social (CES) de Jaén, va a estar coordinado por la profesora Gloria Esteban de la Rosa.

El congreso hispano-marroquí ha analizado durante dos días la problemática que plantea la inmigración en Jaén en el marco del segundo Plan Andaluz de Inmigración. En el mismo ha participado Mohammed Nadif, de la Asociación Marroquí de Estudios y de Investigaciones sobre Migraciones de la Universidad de Rabat, que calificó la inmigración como un "fenómeno sociológico, político y humano". A su juicio, "la inmigración puede ser un medio de riqueza si se gestiona de manera racional desde los dos lados [país de origen y país de destino]", además, añadió Nadif, de "un medio de comunicación intercultural y de comprensión entre los dos pueblos".

El profesor marroquí dijo que su país "hace muchos esfuerzos" para controlar los flujos migratorios hacia España. Ahora bien, en su opinión el problema que se plantea ahora es que Marruecos se ha convertido en un país de acogida de miles de subsaharianos que utilizan ese país como zona de tránsito hacia Europa. "Marruecos no tiene los medios para poder afrontar ese problema y se necesita la cooperación entre los distintos países", subrayó Mohammed Nadif.

La celebración del congreso ha coincidido con el primer año desde que el Gobierno abrió el proceso de normalización de inmigrantes en España. El subdelegado del Gobierno en Jaén, Fernando Calahorro, valoró los resultados en Jaén -se han normalizado 2.300 de las 2.900 solicitudes presentadas- y destacó que el proceso ha servido para que "aflore la economía sumergida", especialmente en el sector de la agricultura, que acaparó el 70% de las normalizaciones de inmigrantes. No obstante, Calahorro alertó del problema que se puede plantear en próximas campañas en caso de que no se siga utilizando el contingente de trabajadores en origen para cubrir la demanda de trabajadores en la campaña oleícola. "Es un problema básicamente de los empresarios agrícolas", censuró Calahorro, quien puso como ejemplo del buen funcionamiento del contingente la campaña de la fresa en Huelva y advirtió de que "habrá más inmigrantes sin documentación" si no se recurre a esa vía.

La Universidad de Jaén es la única universidad española que cuenta con un programa de doctorado en inmigración, que tiene una duración de dos cursos y en el que han participado en sus dos ediciones 27 alumnos, varios de ellos estudiantes de países extranjeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006