Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Fútbol | 36ª jornada de Liga

El Cádiz saca un punto insuficiente

La Real se adelantó con dos goles, pero Lobos igualó el partido en el último minuto

Hora y media con Riesgo y Alberto. Un monólogo de noventa minutos en el área de la Real Sociedad con la recompensa de un punto. El Cádiz salió al Carranza con la imperiosa necesidad de ganar el partido para tener algo más cerca la salvación. No fue posible. El asedio fue infructuoso. Las dos ocasiones en la que los donostiarras se acercaron a la portería amarilla fueron de gol. El Cádiz superó la docena de tentativas claras de marcar pero no fue posible. El encuentro se jugó en quinta de principio a fin. Los locales lanzados y los realistas a verlas venir. Sesma, Pavoni, Lobos y Enrique llegaban con Pedro por su casa a la portería rival. Pocas veces es posible ver una defensa tan permisiva como la que llegó ayer al campo gaditano. La defensa del Cádiz tampoco salió bien parada en la comparación.

CÁDIZ 2 - REAL SOCIEDAD 2

Cádiz: Limia; Vella, De la Cuesta, Berizzo, Varela (Estoyanoff, m.65); Bezares (Oli, m. 65), Fleurquin, Enrique; Lobos; Pavoni (Morán, m.61) y Jonathan Sesma.

Real Sociedad: Riesgo (Alberto, m.27); Cifuentes, Labaka, Ansotegui, Garrido; Garitano, Viafara, Prieto, Mikel Alonso; González y Uranga.

Goles: 0-1. M.9. Prieto remata en el área tras una falta lateral. 0-2. M. 50. Garitano cabecea un córner. 1-2. M. 66. Estoyanoff, tras un saque de banda. 2-2. M.92. Lobos, de penalti.

Árbitro: Esquinas Torres. Amonestó a Garitano. Recibió el impacto de una bola de metal lanzada de la grada

Cada error del Cádiz en defensa ha sido mortal esta temporada. Casi ninguno se quedó en venial. Un mal despeje de De la Cuesta dejó el balón en las botas de Xavi Prieto para que empalara el balón pegado al poste de Limia. Habían pasado diez minutos de partido pero ya habían sucedido multitud de cosas. Frenético. Los gaditanos podían haberse adelantado en el marcador antes pero no fue la tarde de sus puntas. Jonathan Sesma vive un ataque de nervios. El gol realista no frenó el partido. El balón rondaba ahora a Alberto, después de que Riesgo se lesionara en un choque fortuito con un compañero.

La segunda parte siguió la misma línea argumental. Tan idéntica que la Real Sociedad volvió a marcar en otro balón que De la Cuesta no llegó a despejar. Ocurrió en otra jugada a balón parada. Esta vez un córner. Con dos goles en contra el Cádiz sintió el descenso en la garganta. Pero no aflojó el ritmo. Abanderado por Lobos, un argentino que llegó en el mercado invernal, el equipo de la Bahía percutió contra la zaga vasca. Garitano sacaba la cabeza por encima de las filas. En medio del caos, prevaleció la organización de la Real.

El Cádiz siguió corriendo detrás de cada pelota y los jugadores se dejaron el pecho en el césped. Así ha sido toda la temporada. Aun con malos resultados, las camisetas amarillas han llegado empapadas al vestuario. En Segunda ese esfuerzo con un poco de suerte te puede dar un ascenso. En Primera, correr sin parar no es sinónimo de éxito. Hay demasiada calidad que trunca kilómetros de esfuerzo en un chasquido. Ocasión tras ocasión desperdiciada, el Cádiz lo siguió intentando y al menos logró un punto. Si hoy el Racing gana al Madrid, el sueño de la vuelta a la elite habrá concluido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 2006