Vecinos de un barrio de Jaén se movilizan para pedir un nuevo colegio

El Ayuntamiento cedió los terrenos hace tres años, pero el centro no se ha levantado

Madres y padres de la barriada jiennense de Las Fuentezuelas llevan varias semanas movilizándose para pedir a la Junta y al Ayuntamiento la construcción de un nuevo colegio o, en todo caso, la creación de aulas prefabricadas en el centro existente. Los padres pretenden impedir que los niños de Infantil de 3 años tengan que ser escolarizados en otros barrios más alejados y separando a los niños de una misma familia.

El barrio de Las Fuentezuelas es uno de los de mayor crecimiento de Jaén. Antonio Martos, presidente de la asociación vecinal Fuente del Árbol, recuerda que la Junta se comprometió hace tres años a construir un nuevo centro, y el Ayuntamiento cedió 5.000 metros cuadrados de terreno. Sin embargo, la Junta propuso después hacer un colegio más grande, por lo que el Consistorio tiene pendiente de ceder otros 3.000 metros.

"La dejación es de ambas administraciones", se quejaron los padres y madres que, el pasado jueves se concentraron ante el colegio del barrio, Navas de Tolosa. Los padres han invitado a un encuentro que se celebrará mañana a representantes de los partidos políticos, al alcalde, Miguel Sánchez de Alcázar, y a la delegada de Educación, Angustias María Rodríguez. La idea es desbloquear la situación. "Si todos están de acuerdo, ¿dónde está el problema?", se pregunta el representante vecinal.

Para este colectivo, la solución es por construir un centro integral que se pueda ir adaptando a los distintos niveles educativos en función la necesidad. Por su parte, Sánchez Alcázar exige a la Junta que construya el colegio "de inmediato". El regidor propone a Educación que construya un centro en el terreno cedido. Posteriormente, una vez realizada la reparcelación de los suelos adyacentes, el Ayuntamiento está dispuesto a ceder tantos metros más como requiera la Junta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS