Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps niega al PSPV los gastos de las tarjetas 'visa' de altos cargos

El consejero se comprometió en el pleno a facilitar la información

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Gerardo Camps, ha negado al PSPV la relación de los gastos de las tarjetas de crédito de los altos cargos del Consell -que el pasado septiembre se comprometió a facilitar- porque, según su respuesta a la iniciativa del socialista Andrés Perelló, que le tomó la palabra y le pidió ver la documentación, esos gastos y facturas ya "han sido fiscalizados por la Sindicatura de Comptes".

El 28 de septiembre del pasado año, en la segunda jornada del debate de política general en las Cortes Valencianas, Perelló defendió un bloque de propuestas de resolución entre ellas una relativa a los gastos que los altos cargos de la Generalitat hacen con sus tarjetas de crédito oficiales. El asunto había saltado en los meses anteriores debido a la utilización irregular de la visa por el anterior director del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), José Manuel Uncio, entre otras cosas, para comprar regalos de boda y productos de higiene personal y para pagar copas en locales públicos.

En un momento del debate, el consejero Camps pidió intervenir para replicar a Perelló y le recriminó por pedir una información que, según afirmó, ya le había facilitado. En una conferencia de prensa celebrada días antes, el consejero se había limitado a reconocer la existencia de 13 tarjetas de crédito a favor de altos cargos. Pero eso no había contentado a Perelló, que quería conocer los detalles de gastos de esas tarjetas, por lo que retó al consejero: "Diga delante de esta Cámara si está dispuesto a enseñarnos la semana que viene al señor [Joan Ignasi] Pla y a mí la facturación de todas las tarjetas visa".

Y Camps entró al trapo: "Quiere que le demos la relación de todos los gastos que se han efectuado con esas visas desde no sé cuánto tiempo en unos organismos. No hay ningún inconveniente, solicítelo usted por el carácter [sic] reglamentario y podrá ver, como han podido verse ya cuando se ha solicitado, exactamente todos y cada uno de los gastos que se han efectuado con esas tarjetas Visa. Los verá usted y los veremos hasta donde usted quiera verlos o los demás también queramos verlos". Como quiera que el diputado socialista le animaba desde su escaño a cumplir esa promesa y facilitar así la labor de control al Consell por parte de la oposición, Camps añadió: "No, no, lo veremos de todos, señor Perelló, de absolutamente todo, y de todos nosotros. Absolutamente transparente". Dos días después, Perelló tramitaba una petición en ese sentido.

Ayer, el diputado socialista dio cuenta de la contestación que, transcurridos más de seis meses, le ha enviado Camps. El consejero señala que los gastos y facturas que requiere el PSPV "han sido fiscalizados por la Sindicatura de Comptes" y añade que este organismo "no realizó ninguna observación ni a los gastos ni a las facturas", y que sus sucesivos informes anuales los aprobaron las Cortes Valencianas, "sin que conste reparo de diputado alguno". Lo que no dice es que el Síndic no examina todas las cuentas, sino que se limita a extraer una serie de muestras aleatorias -como la que permitió descubrir los gastos irregulares de Uncio-, lo que no asegura el control total de la gestión financiera de la Generalitat.

Ayer, Perelló calificó a Camps de "mal cumplidor" y manifestó que el Grupo Socialista estudiará las acciones que tomará después de esta respuesta del Gobierno porque, según dijo, les "empuja a la puerta" del Tribunal Constitucional para pedir amparo. "Volvemos a poner al Gobierno y a Gerardo Camps bajo sospecha, porque hay gastos irregulares con las tarjetas visa que no se pueden enseñar, y, si no, que los enseñen", dijo Perelló, quien añadió que el resultado de todo esto es que no se puede saber "en qué se gastan el dinero público", con el que, según agregó, "se puede estar pagando", con sobrecostes, "cualquier arbitrariedad y cualquier debilidad", o, con las tarjetas, "cualquier vicio".

El portavoz adjunto del PP Ricardo Costa acusó a los socialistas de montar otro "numerito circense" y afirmó que sus acusaciones "solo son una cortina de humo para tratar de desviar la atención sobre los problemas en que está sumido su propio partido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006