Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Secretos recrean su sonido en el disco 'Una y mil veces'

"Hay más colorido, más tecnología", afirma Álvaro Urquijo

Álvaro Urquijo (voz y guitarra), Ramón Arroyo (guitarra) y Jesús Redondo (teclados) tienen que preguntarse entre ellos y echar cuentas con los dedos, para establecer que Una y mil veces, su nuevo y flamante disco, hace el número 14 en su discografía oficial. Último, pero no menor, el disco es un eslabón más en la carrera vital de un grupo que ha sabido superar con todo éxito el fallecimiento de su compositor principal y cantante, Enrique Urquijo, acaecido en 1999.

Pese al paso del tiempo y a que los resultados de ventas siguen siendo extraordinarios, el grupo sigue teniendo claro que la figura del desaparecido Enrique domina la escena, aunque no la condicione. Una y mil veces es un disco en el que se puede percibir la necesidad del grupo por ir añadiendo más elementos a un sonido que se ha convertido casi en género en sí mismo. Canciones como Háblame, Un poco de mi voz, Nos quisimos sin querer o Nos vemos en abril revelan que el grupo ha añadido una pincelada de toques más modernos al sonido de teclados, como explica Álvaro: "Hay más colorido, más tecnología. Yo pensé que a los teclados estándar -piano, órgano Hammond...- les faltaba un poquito de color y se lo comenté a Jesús. Es cuestión de dar otra tímbrica. Las guitarras están tratadas igual que siempre, pero en la producción hemos dado un pequeño paso en otro sentido".

En cuanto a las letras, aparentemente el amor es el tema dominante, pero Álvaro sugiere leer entre líneas: "En las letras hay dobles sentidos. Deberíamos editar un folleto para explicar lo que ocurre, porque, aunque las canciones van revestidas de amor, yo estoy mandando a la mierda muchas cosas". Por ejemplo, el tema Nada para ti habla, según su autor, "de gente que nunca ha hecho nada por mí o por Los Secretos y que ahora, con este boom de los ochenta, se han apuntado a mi lista de amigos y han querido sacar discos rarísimos y biografías extrañas sobre nosotros. Me he sentido manipulado por ellos y creo que me han engañado". Sólo para mí, sigue Álvaro, "está dedicada a mi hija, porque con dos años no me hacía caso, porque, como no me veía casi, me trataba fatal. Ahora ya me quiere muchísimo".

En la composición se ha notado la mano de todos los componentes de la banda e, incluso, se ha contado con la colaboración de otros compositores: "Txetxo Bengoetxea nos pasó una maqueta con temas suyos hace un año y le dije que alguna de aquellas canciones la íbamos a grabar seguro. Siempre tiene que haber alguien de fuera. Quique González, José María Granados...".El amor es el tema dominante, pero el cantante sugiere leer entre líneas

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 2006