Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell permite a los hosteleros no separar físicamente a los fumadores

La ley antitabaco obliga a instalar barreras materiales

Los locales valencianos no estarán obligados a separar físicamente las zonas de fumadores. El decreto de desarrollo de la ley antitabaco, aprobado ayer por el Consell, permite a los hosteleros utilizar "cualquier elemento que garantice que el espacio destinado a no fumadores permanece libre de humos", entre las que se incluirían las llamadas cortinas de aire. La ley obliga a separar "físicamente" ambas zonas.

El consejero de Sanidad, Vicente Rambla, afirmó que el decreto respeta "el espíritu de la ley". Todavía más, según Rambla, al eliminar la obligación de separar los espacios físicamente, lo que acarrearía costosas reformas, el decreto "hace posible" su aplicación. "Habrá que ser exigentes" con los sistemas de extracción en la zona de fumadores, concluyó.

Rambla ha manifestado repetidamente su intención de que se puedan emplear equipos de extracción, barreras o purificadores de aire para mantener aisladas las zonas libres de humo. Pero la ley elaborada por el Ministerio de Sanidad, que este decreto desarrolla, habla de "separación física del resto de dependencias" además de que debe de estar "completamente compartimentadas".

Por ello, el responsable del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, Rodrigo Córdoba, señaló ayer que la normativa valenciana no se ajusta a lo que establece la ley. E incluso fue más lejos al apuntar que la tecnología a la que alude Sanidad no existe. "Se pueden eliminar parte de las partículas del tabaco e incluso bacterias, pero no los gases tóxicos y cancerígenos del tabaco, para lo que se necesitarían velocidades de intercambio de aire de unos 100 kilómetros por hora para que fueran eficaces". Además, aludió a los informes elaborados por la Asociación americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado, que insisten en la falta de eficacia de equipos de desionización o sistemas de aire.

El decreto prevé tres tipos de sanciones: leves (600 euros); graves (100.00 euros) y muy graves (hasta 600.000 euros).

El pleno del Consell aprobó también el proyecto de Ley Reguladora de los Campos de Golf. Su presentación corrió a cargo de Rafael Blasco. El consejero volvió a subrayar la potencialidad de un deporte que, según sus cálculos, atrajo el año pasado a 600.000 turistas sólo en la provincia de Alicante. El golf, prosiguió Blasco, ocupa el cuarto lugar en número de licencias federativas por detrás del fútbol, la caza, y el baloncesto. El territorio valenciano cuenta a día de hoy con 22 campos para practicarlos, señaló, frente a los 42 de Cataluña, los 80 de Andalucía y los 21 de Baleares, comunidades a las que el consejero definió como competidoras directas en el plano turístico.

Quizá por las quejas que el proyecto ha suscitado entre los ecologistas, Blasco dedicó gran parte de su intervención a destacar sus beneficios ambientales. Entre ellos, la obligación de vincular una superficie similar a la cuarta parte del campo de golf a "terrenos para acciones ambientales o paisajísticas".

El consejero portavoz, Esteban González Pons, calificó de "cínico" e "hipocritilla" al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, por el recurso de inconstitucionalidad que su Gobierno prepara contra el Estatut d'Autonomia. Iglesias considera contrario a la Constitución la referencia al derecho a recibir agua del Ebro que recoge el texto valenciano. González Pons afirmó que el Ebro pertenece "a todos". El consejero confirmó que la Generalitat asistirá a la presentación de la Copa del América organizada por el Gobierno en Madrid, a la que asistirá el Rey.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de abril de 2006