El fiscal expresa su preocupación por la ventilación de la M-30

El Ayuntamiento asegura que ha cumplido la normativa

La Fiscalía de Medio Ambiente de Madrid expresó el pasado 5 de abril su "especial preocupación" por las consecuencias para la salud de los vecinos que provocará "la rejilla de ventilación" del nudo sur de la M-30. El fiscal considera que existió falta de información y que no se han cumplido algunas de las obligaciones. El Ayuntamiento aseguró ayer que los estudios que ha elaborado acreditan la ausencia de afecciones ambientales.

Las obras de reforma de la M-30 siguen causando problemas al Ayuntamiento de la capital. El fiscal de Medio Ambiente, Emilio Valerio, ha reclamado al Ayuntamiento de Madrid los estudios técnicos sobre la ubicación de las rejillas de ventilación de los túneles del nudo sur de la M-30, junto al parque de Enrique Tierno Galván. El fiscal considera que la situación de los pozos de ventilación de los túneles de la M-30 "constituye motivo especial de preocupación".

El fiscal remitió un escrito al juzgado número 50 de Madrid el pasado 5 de abril en el que sostenía que "no cabe duda alguna de que la omisión de los trámites de evaluación ambiental del proyecto de la M-30 ha ocasionado un déficit de información pública y de participación social y principios constitucionales que puede constituir objeto de instrucción penal". Valerio añade que el Ayuntamiento de Madrid "no ha cumplido con escrupulosidad alguna de las obligaciones de facilitar la información completa a los ciudadanos del proyecto".

Este anuncio del fiscal se produce podo después de que Bruselas remitiese una carta de emplazamiento en la que aseguraba que las obras de soterramiento del cinturón urbano de Madrid requería de la declaración de impacto ambiental, algo que es negado por el Ayuntamiento de Madrid, que afirma que ha adoptado todas las medidas de protección exigibles.

El Ayuntamiento, sin embargo, restó importancia a la petición del fiscal y considera que el Defensor del Pueblo archivó la queja de los vecinos sobre los trabajos de la M-30 sur. No obstante, un portavoz municipal señaló que el Consistorio "atenderá de manera inmediata cualquier requerimiento del juzgado" sobre las obras del bypass sur de la M-30.

El director general de Desarrollo del Ayuntamiento, José María Ortega, manifestó que "el único requerimiento que ha recibido fue a finales del año pasado". Según Ortega, "fue una solicitud de información que se remitió cumplidamente al juzgado en el mes de diciembre".

El responsable municipal señaló que los informes que reclama el fiscal están elaborados por el Ayuntamiento y "acreditan la ausencia de afecciones derivadas del sistema de ventilación del nudo sur de la M-30".

La portavoz municipal de Izquierda Unida, Inés Sabanés, instó al Consistorio a "la paralización cautelar de los trabajos del nudo sur ante el riesgo de salud para los vecinos". "La salud de los residentes está por encima de cualquier otro interés", añadió.

Sabanés aprovechó para solicitar al fiscal jefe de Madrid que el órgano especializado en cuestiones medioambientales emita un informe sobre las obras que incluya "los riesgos, los efectos, las recomendaciones y las responsabilidades por la exención de declaración de impacto ambiental".

El concejal socialista Óscar Iglesias expresó su satisfacción por que "la magistrada y el fiscal tengan más sensibilidad que el alcalde con los vecinos por preocuparse por los madrileños" y los efectos del soterramiento del cinturón urbano de la capital.

Iglesias instó a Ruiz-Gallardón a "rectificar la opacidad y la falta de información del Ayuntamiento en todo este procedimiento y realice la declaración de impacto ambiental". El edil del PSOE reclamó al Consistorio que elabore "un estudio epidemiológico para determinar si la obra ha afectado a los vecinos".

El portavoz de la plataforma Vecinos Afectados por las Obras de la M-30, Roberto Tornamira, también reclamó la paralización cautelar de los trabajos en el bypass sur.

La plataforma vecinal interpuso el pasado agosto una denuncia en la que se acusaba al alcalde y a su equipo de gobierno de atentar contra la salud de las personas. "El juzgado aún no ha abierto el caso, pero esto supone diligencias preliminares", precisó Tornamira, que mostró su preocupación por el ritmo de actuación del juzgado.

"Cuando sea el juicio, los coches ya estarán circulando por el bypass sur", apuntó. "Esta situación someterá de forma crónica a la población a una contaminación que causa graves perjuicios para la salud", denunció el portavoz de los vecinos.

Un proyecto con tres cambios

La rejilla para evacuar los humos del llamado bypass sur de la M-30 tiene "una bocacha de 20 metros de diámetro" que escupirá la polución del interior del túnel, explica el portavoz de Vecinos Afectados por las Obras de la M-30, Roberto Tornamira. El proyecto ha sido modificado en al menos tres ocasiones.

El plan original consistía en levantar dos grandes torres de ventilación de 20 metros de altura, cerca del parque Tierno Galván. Pero éstas estaban a menos de 100 metros de las viviendas. Por eso, y por las protestas de los vecinos, el Ayuntamiento modificó el proyecto por dos rejillas de dos metros de altura protegidas por pantallas acústicas a unos 150 metros del emplazamiento original. El último cambio consiste en volver a cambiar las rejillas al lugar donde estaban previstas las torres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de abril de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50