Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall remodela el Gobierno catalán y sustituye a tres consejeros socialistas

ERC e ICV aplazan hasta hoy la decisión de relevar a tres de sus representantes en el Ejecutivo

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ultimó anoche la segunda remodelación de su Gobierno. A diferencia de su primer y fallido intento del pasado octubre, ahora el presidente cuenta con el respaldo de, al menos, su partido, el PSC. Sus socios de Gobierno, Esquerra Republicana e Iniciativa Verds, han encajado la decisión con serias reservas y, tras encendidas discusiones anoche, le pidieron tiempo para pactar los cambios que afectan a sus consejeros. La reestructuración alcanzaría a un tercio del Gabinete. Los relevos corresponden a los titulares socialistas de Cultura, Trabajo e Industria y Agricultura. Maragall pretende ampliarlos a Gobernación, Universidades (ERC) y Medio Ambiente (ICV).

Ferran Mascarell, actual concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Barcelona, ocupará esta misma área en el Gobierno catalán en sustitución de Caterina Mieras. El alcalde de Manresa, Jordi Valls, relevará a Josep Maria Rañé al frente del Departamento de Trabajo e Industria; y Jordi William Carnes, director general de Desarrollo Rural, tomará el relevo de Antoni Siurana, en la cartera de Agricultura. Estos cambios no alteran el peso político del PSC en el Ejecutivo autónomo, ya que los futuros consejeros también militan en esta formación.

Los tres socialistas eran los únicos que, a medianoche, estaban confirmados, si bien Maragall batallaba con sus socios (ERC e ICV) para ampliar los cambios a las carteras de Gobernación, Medio Ambiente y Universidades. Al frente de Gobernación, el republicano Joan Carretero sería sustituido por Jaume Oliveras, concejal responsable del área de la Ciudad del Conocimiento en el Ayuntamiento de Barcelona. Este posible relevo del hombre de confianza del secretario general de ERC, Joan Puigcercós, es el que provocó el mayor rechazo en las filas republicanas.

Otro consejero candidato a salir del Gobierno es Carles Solà, al frente de Universidades, independiente aunque próximo al líder de ERC, Josep Lluís Carod. Entre los sustitutos figuran el secretario de Comunicación, Enric Marín, y Manuel Balcells, alto cargo en el Departamento de Salud.

No menos oposición suscitó el intento del presidente de sustituir también al titular de Medio Ambiente, Salvador Milà, de Iniciativa Verds. Para reemplazarle se baraja el nombre de Francesc Baltasar. Se trata de una persona del círculo de confianza del líder de ICV, Joan Saura, de quien es su secretario general al frente del Departamento de Relaciones Institucionales y Participación.

Tanto Esquerra como Iniciativa decidirán en la mañana de hoy, en sendas reuniones extraordinarias de sus respectivas ejecutivas, si aceptan o no los planes del presidente catalán.

Frenesí negociador

Ayer, el Palacio de la Generalitat se convirtió en escenario de un frenético desfile de los principales dirigentes políticos catalanes, entre ellos los tres consejeros socialistas sacrificados. El presidente de la Generalitat permaneció reunido con los líderes de Iniciativa, Joan Saura, y de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod Rovira, hasta pasada la medianoche. El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, se incorporó posteriormente.

Participaron asimismo en esos encuentros, en algún momento de la noche, el presidente del Parlamento catalán, el republicano Ernest Benach, y el portavoz parlamentario del PSC y vicepresidente de esta formación, Miquel Iceta. Asimismo, Maragall mantuvo informado durante todo el día al primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla.

Maragall tenía en mente estos cambios desde el pasado mes de octubre, cuando las tres formaciones del tripartito se lo abortaron. Entonces comentó que aplazaría cualquier reestructuración hasta después de la celebración del referéndum del Estatuto, previsto para el 18 de junio.

Ha sido precisamente la esperada aprobación del nuevo Estatuto el factor al que aludió Maragall a la hora de presentar los cambios. "Será el equipo que deberá desplegar el nuevo Estatuto al servicio de los ciudadanos de Cataluña", señaló el presidente en un comunicado difundido a medianoche. Maragall expresó también su deseo de que los nuevos consejeros "puedan estar ya funcionando a pleno rendimiento" al día siguiente de la cita con las urnas "y sacar partido de todas las posibilidades" que aporta la reforma estatutaria. El presidente catalán tiene previsto comparecer hoy ante los medios de comunicación para explicar su decisión.

Si bien a Maragall la recta final del Estatuto le ha convencido de la idoneidad de estos cambios, sus socios de Gobierno discrepan. ICV y ERC se aferraron al compromiso de Maragall de no hacer cambios hasta después del 18 de junio.

Fuentes republicanas confirmaron que el pasado martes, Maragall se reunió por la mañana con Carod y Puigcercós para expresarles su voluntad de cambiar su Gobierno, decisión meditada durante esta Semana Santa.

Como ya ocurrió en octubre de 2005, ambos dirigentes rechazaron la voluntad del presidente de efectuar una amplia reestructuración, no sólo de carteras sino también de áreas de Gobierno. Los republicanos comentaron que, como mucho, estaban dispuestos a negociar un cambio en la titularidad de las carteras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de abril de 2006