_
_
_
_
_
Crónica:Fútbol | 33ª jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Valencia abruma al Espanyol

Dirigido por un gran Baraja, el cuadro de Quique golea al campeón de Copa

Pese a provenir del frío, Baraja se activa en la primavera. Su cuerpo le transmite buenas vibraciones. Sus pies le piden el balón con urgencia. Y empieza a jugar. A dar un pase tras otro. A imponer su jerarquía. A disfrutar él y sus compañeros. Su generosa actuación obtuvo, además, un premio en forma de golazo: un golpeo con el exterior del pie izquierdo, a media altura, que entró pegado al larguero. Gesto técnico impecable. El hilo del partido lo llevó Baraja, pero fue Carboni quien lo impulsó. Su participación en la primera parte resultó abrumadora, increíble para un tipo de 41 años que llevaba meses sin jugar. Arropado por el cariño del público, Carboni actuó como si el tiempo no hubiera pasado y recogió al final una ovación tan emotiva que hasta Luis García, que pasaba por allí, se sumó al reconocimiento. El Espanyol ofreció una hora de resistencia. La fórmula que le convirtió en campeón de Copa, defensa y contragolpe, no le sirvió en Mestalla. La zaga valencianista no es la del Zaragoza. Ni su portero, que salvó un disparo raso de Zabaleta en un momento crucial. También porque Costa, que ya estaba amonestado, atropelló a Carboni y fue expulsado (m. 60).

VALENCIA 4 - ESPANYOL 0

Valencia: Cañizares; Miguel, Ayala, Albiol, Carboni; Angulo, Albelda (Edu, m. 74), Baraja, Fabio Aurelio (Mista, m. 67); Regueiro y Villa (Jorge López, m. 79).

Espanyol: Iraizoz; Zabaleta, Pochettino, Sergio Sánchez, David García; Luis García (Juanfran, m. 62), Moisés, Costa, De la Peña (Ito, m. 73), Corominas; y Tamudo (Pandiani, m. 73).

Goles: 1-0. M. 40. Villa, de penalti. 2-0. M. 66. Ayala cabecea una falta de Villa. 3-0. M. 70. Mista cabecea un centro desde la derecha de Angulo. 4-0. M. 87. Baraja empalma con la izquierda tras una dejada de Angulo.

Árbitro: González Vázquez. Expulsó a Costa (60) por doble amarilla. Amonestó a Sergio Sánchez, Fabio Aurelio, Luis García y Moisés.

Unos 35.000 espectadores en Mestalla.

Más información
Infinito Carboni

Aplausos antes de empezar para Carboni. Tímidos silbidos para Fabio Aurelio. Los dos han sido importantes en la época dorada del Valencia. Los dos se van al final del curso. Por distintas razones. El primero porque el reloj biológico toca a su fin. O debería. El segundo porque termina su contrato y el Valencia no quiere pagarle lo que otro le pagará. Una banda izquierda inédita frente a Zabaleta y Luis García. Pues bien, la hiperactividad del italiano y la clase del brasileño concentraron el ataque local. Carboni propició el primer gol. El Espanyol se disponía a salir de su área con aparente facilidad. Pero Carboni, más listo que el hambre, intuyó por dónde quería escapar y acudió a cerrar el paso. Después le entregó el balón a Villa, que se dirigió al punto de penalti mirando por el retrovisor. Alguien lo tocó por detrás. El tiempo entre la señalización del penalti y su ejecución fue largo. Un lapso para que cualquier lanzador perdiera la concentración. No, tratándose de Villa, que suma cuatro penaltis.

Al Espanyol se le derrumbó el castillo. Se había tomado muchas precauciones defensivas, confiando en exceso en que su pareja mágica, De La Peña y Tamudo, concretaría su afilado contraataque como ante el Zaragoza. Y, sí, Lo Pelat filtró todo el ataque del campeón de Copa. Y dio gusto verlo tocar la pelota, pero le faltaron referentes arriba.

Carboni retomó el protagonismo. Sorteó a varios rivales y fue derribado por Costa. Regueiro le añadió demasiado azúcar a su remate frente a Iraizoz. Antes de que llegara alguien sin piedad, Ayala, para acabar el cuento. Corrió en diagonal y cazó un cabezazo al centro de falta de Villa. El central se tocó con rabia la rodilla restablecida. La tarde se presentaba ideal para curar heridas y Mista cabeceó a gol tras un año sin marcar. Lotina retiró a De La Peña y Tamudo, aplaudido este último por la grada de Mestalla. Era la hora de las luces para Edu, Mista, Baraja y, por supuesto, Carboni, héroe a los 41.

Ayala, tras su tanto.
Ayala, tras su tanto.JOSÉ JORDÁN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_