_
_
_
_
Necrológica:NECROLÓGICAS
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Juan bosch, teólogo: ecumenismo cristiano y diálogo entre religiones

Juan José Tamayo

El fallecimiento de Juan Bosch Navarro, teólogo dominico valenciano, deja un gran vacío en el campo del Ecumenismo, especialidad que cultivó durante más de 30 años como docente y como investigador.

Bosch estudió teología en Friburgo, donde obtuvo la licenciatura. Se diplomó en Ecumenismo en el Instituto Católico de París. Se doctoró en Teología en la Facultad de Teología de Valencia, donde fue profesor de Ecumenismo y de Teología Protestante. También ejerció la docencia teológica en el Centro Teológico de Santo Tomás, de la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana. Fundó y dirigió el Centro Padre Congar de Documentación Ecuménica. Además, dirigió durante varios años la revista Teología Espiritual, de la Facultad de Teología de Valencia. Ejerció como jefe de Estudios de la Cátedra Tres Religiones, de la Universidad de Valencia, y fue Miembro del Consejo Asesor del IV Parlamento Mundial de las Religiones, celebrado en Barcelona en julio de 2004.

Durante los últimos años vivió en Barcelona y simultaneó la docencia en la Facultad de Teología de Valencia y en la Facultad de Teología de Catalunya, donde fue profesor invitado para los cursos de doctorado. La teología de Juan Bosch se caracteriza sobre todo por la creatividad, el sentido crítico y la apertura a horizontes nuevos. Voy a dar algunas muestras de ello.

1. Apertura a la teología negra. Juan Bosch fue uno de los primeros teólogos españoles que se acercó a la teología negra de la liberación elaborada entre las minorías negras de Estados Unidos contra la discriminación racial, y en Suráfrica contra el apartheid, y fue especialmente sensible a los desafíos que planteaba: superar el eurocentrismo cultural e ideológico y construir teologías y comunidades cristianas en clave intercultural e interétnica. Y el imperativo mayor: el reconocimiento de la diferencia cultural y religiosa como riqueza de la humanidad y de las religiones. Una de sus obras más representativas de esta nueva sensibilidad fue La Iglesia negra. Eclesiología militante, de James H. Cone.

2. Teólogo ecuménico. Juan Bosch fue ante todo un teólogo ecuménico que pronto tomó conciencia de lo que se jugaba el cristianismo con la división y el enfrentamiento entre las iglesias. Si seguimos por el camino de la separación de los hermanos y hermanas cristianos, decía, Cristo no puede ser "luz de las gentes", ni la Iglesia "sacramento de la unidad del género humano". Todo lo contrario: serán anti-signo.

Hay que resaltar que el ecumenismo del dominico valenciano no buscaba la uniformidad doctrinal o la eliminación de las diferencias ideológicas, sino la unidad dentro de un escrupuloso respeto al pluralismo, entendido como valor en sí y como riqueza de las comunidades y de las iglesias cristianas. Se trata por tanto de un ecumenismo que tiene su lugar de encuentro en la praxis liberadora. Bosch contribuyó a que las iglesias cristianas pasaran del "anatema al diálogo" -según el título del libro de Roger Garaudy- y predicó con el ejemplo: él era una persona dialogante y tolerante, un cristiano ecuménico. Los dos libros más representativos de este talante son: Para comprender el ecumenismo y Diccionario de ecumenismo.

3. Diálogo interreligioso. Ésta es la derivación lógica y coherente del itinerario teológico de J. Bosch, quien tomó buena nota de la pertinente y luminosa observación de Raimon Panikkar: "Sin diálogo el ser humano se asfixia y las religiones se anquilosan". De nuevo aparece aquí una teología múltiplemente inculturada, que comprende el movimiento ecuménico, el movimiento antirracista, el diálogo interreligioso, las teologías feministas y la sensibilidad ecológica. La ética interreligiosa que caracteriza la reflexión de Bosch tiene estas cuatro prioridades: el trabajo por la paz, la lucha por la justicia, la defensa de la naturaleza y la igualdad entre los hombres y las mujeres. Uno de los libros de referencia de esta nueva perspectiva ético-teológica es Culturas y religiones, escrito en colaboración con Juan Antonio Tudela.

4. Estudio crítico del mundo de las sectas. El mundo de las sectas fue tema prioritario de la reflexión teológica y sociológica de Bosch durante los tres últimos lustros, al tiempo que uno de los fenómenos que le preocupaban especialmente por sus consecuencias negativas para la psique y para la convivencia. Un mundo que estudia desde la racionalidad, no desde la visceralidad. Clarificador a este respecto resulta su libro Para comprender las sectas.

Éste es el mejor legado que nos dejan la vida y la trayectoria de Juan Bosch.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_