El PP de Oropesa y Cabanes apoya una desaladora para la expansión urbanística

Los ayuntamientos de Cabanes y Oropesa aprobaron ayer el convenio propuesto por la empresa pública Acuamed, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, para iniciar la tramitación del proyecto de construcción de una desaladora para ambos municipios. Ni el PP de Oropesa ni el de Cabanes presentaron reparo alguno a la instalación de esta infraestructura como solución al déficit hídrico y como única salida para la expansión urbanística prevista en ambas localidades.

La clave se encuentra en la macroubranización del entorno de Mundo Ilusión, que no tiene resuelto el abastecimiento de agua y que, de esta manera, contará con la infraestructura necesaria para llevar a cabo el desarrollo de cerca de 18 millones de metros cuadrado en el que se ha calculado un aumento de población de hasta 200.000 habitantes, cuando la actual es de poco más de 10.000. También se ha calculado que la expansión urbanística implicará la construcción de más de 47.800 viviendas. El alcalde de Cabanes, Artemi Ciurana, no tuvo tampoco reparos en admitir las bondades de esta instalación que, según dijo, es necesaria no sólo para Mundo Ilusión sino también para el desarrollo de otro programa de actuación integrada (PAI), el de Torre La Sal. Ambos planes han sido adjudicados al grupo Marina d'Or.

Plante a la ministra

La aprobación del convenio propuesto por Acuamed para la futura planta desaladora tiene como precedente un plante a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que en junio acudió a Castellón para la firma del convenio después de que el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, solicitara la instalación. Los populares no acudieron a la firma del convenio, ya que el proyecto choca con el argumentario del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, quien rechaza la desalación y el Programa Agua como alternativa al derogado trasvase del Ebro.

En el caso de la localidad de Oropesa, la aprobación fue por unanimidad, mientras que en Cabanes, el convenio contó con el voto en contra del concejal de Esquerra Unida, Carles Mulet, quien criticó la "connivencia del Ministerio de Medio Ambiente con los intereses especuladores y destructores del territorio".

La financiación del proyecto, cuyo coste está cifrado en alrededor de 62 millones de euros, está repartida entre fondos europeos, Acuamed y los ayuntamientos. La desaladora estará instalada en Cabanes, junto al límite del término con Oropesa. En la primera fase, la desaladora permitirá la utilización de 62 hectómetros cúbicos de agua, mientras que la culminación de la segunda fase supondrá la desalación de 120.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de abril de 2006.

Lo más visto en...

Top 50