Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El zen y el arte de construir

Toyo Ito, autor de las torres de la ampliación de la Fira en L'Hospitalet, explica su visión de la arquitectura

Comparte con Gaudí la atracción por el mundo orgánico, predica el retorno a la naturaleza y es una de las estrellas más brillantes del firmamento de la arquitectura contemporánea. Toyo Ito (Seúl, 1941), que se encontraba en Barcelona para colocar la primera piedra de las dos torres de la ampliación de la Fira en L'Hospitalet, inauguró con la conferencia Changing geometries, changing architectures las IX Jornadas de Arquitectura organizadas por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura La Salle. En una sala enorme, llena hasta la bandera, el arquitecto ilustró sus proyectos preferidos, desplegando su visión personal de lo que significa construir edificios en el siglo XXI.

"La división entre interior y exterior que existía en la arquitectura del siglo XX va desapareciendo. Hay que difuminar los límites, los edificios deben entrar en el entorno y éste penetrar en los edificios", declaró Ito. A continuación proyectó idílicas imágenes de un jardín de cerezos en flor y explicó, con la ayuda de delicadas estampas antiguas, una atávica y aún vigente tradición japonesa. "Los cerezos florecen de repente y se marchitan enseguida, así que la gente para disfrutarlos va a pasar el día bajo sus ramas. Llegan, buscan el punto adecuado y lo delimitan con cortinas y esterillas, en un ritual que resume los gestos primordiales de la arquitectura: buscar un lugar y crear un espacio".

MÁS INFORMACIÓN

La bucólica metáfora le sirvió para introducir los conceptos básicos de su arquitectura: la inspiración en las formas orgánicas, la relación con la naturaleza, la búsqueda del movimiento, la poesía de la transparencia y la ligereza, y la pasión por lo efímero, conceptos que ha plasmado en 25 años de trabajos extraordinarios: desde sus primeros proyectos domésticos, como la casa White U (1975) y Silver Hut (1984), su propia vivienda, ambas en Tokio, hasta el espectacular bosque de tubos entrelazados de la Mediateca de Sendai, que muchos consideran su obra maestra. "Debemos adaptar la flexibilidad formal de la naturaleza a la arquitectura e inspirarnos en sus dinámicas para buscar nuevas soluciones constructivas. No se trata sólo de hacer edificios funcionales y hermosos: el reto es cambiar la vida de sus habitantes".

Se inspiran en las algas marinas los 13 tubos gigantes de la Mediateca de Sendai. "Este edificio ha sido un elemento dinamizador y revitalizador de la vida de Sendai, así como las dos torres y la nueva plaza de Europa lo serán para L'Hospitalet", aseguró Ito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de abril de 2006