Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gas Natural critica a Bruselas y pide al Gobierno que "tutele" el sector energético

La gasista pedirá compensaciones a Endesa por los daños por la suspensión de la OPA

El presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, aprovechó ayer la junta de accionistas de la compañía para pedir abiertamente al Gobierno que "tutele" el sector energético. Fue un mensaje de apoyo al Ejecutivo, que ha forzado a su rival alemán E.ON a pasar por el filtro de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), entre las reticencias de Bruselas. Tras llamar "maniquea" a la Comisión Europea e insistir en que "no existe un mercado único de la energía", Gabarró cargó contra el "monopolio" de E.ON y anunció que pedirá compensaciones a Endesa por paralizar su oferta.

Fue una junta muy a la catalana. La antítesis del pasional baño de masas que en febrero se dio el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, con sus accionistas. Pese a la expectación levantada por la suspensión cautelar de la OPA de Gas Natural, sólo hablaron cuatro accionistas. Todos muy serios y a favor de comprar Endesa. Y tres de cuatro regañaron a los gestores. Les acusaron de que su oferta carece de "preparación minuciosa", evocaron su "falta de experiencia" en el sector, les pidieron que aumentaran la parte de la oferta en metálico y les preguntaron por los costes de la batalla.

Gabarró y su consejero delegado, Rafael Villaseca, respondieron atacando la estrategia de "judicialización" de la operación que ha seguido Endesa. Defendieron que Endesa sólo ha logrado parar la oferta tras 29 intentos fallidos y advirtieron de que pedirán a la eléctrica "responsabilidades y compensaciones económicas" por los perjuicios que suponga la paralización de la oferta. Gabarró declinó estimar los daños, pero sí dijo que "el aval de 1.000 millones es irrelevante".

Proyecto en Nigeria

Los gestores de Gas Natural lanzaron tres mensajes. El primero, que siguen "ilusionados" y no han llegado tan lejos "para tirar la toalla". "En su momento", añadieron, sabrán "hacer una oferta para ganar", presumiblemente más allá de los 21,3 euros por acción ofrecidos.

El segundo mensaje, que hay vida más allá de la OPA. Y de ahí el anuncio de un proyecto en Nigeria de mayor envergadura que el desarrollado en Argelia. La empresa conjunta de gas natural licuado (GNL) con su accionista Repsol ha firmado un acuerdo con Nigeria para construir una planta de licuefacción de GNL en el país, con una capacidad equivalente a 10 bcm (10.000 millones de metros cúbicos) de gas, un tercio del consumo anual en España. Una de estas plantas puede requerir una inversión de unos 3.000 millones de euros. El acuerdo incluye la adquisición y desarrollo de reservas de gas.

El tercer mensaje tiene que ver con el aparente callejón sin salida en que se halla la guerra por Endesa, que, pese a los cantos de sirena cruzados entre intermediarios, no ha tomado aún forma de negociación. Al Gobierno le agradaría "una solución pactada y española, pero no estamos en absoluto en ese punto", señalaron fuentes próximas al Ejecutivo. Ayer, Gabarró negó cualquier "acercamiento" a Endesa y dijo que "no le consta" que estén en ello sus accionistas, La Caixa y Repsol. Endesa rechazó que participe en contactos y el PP advirtió de que "no juega al Monopoly con nadie". Pero la situación está demasiado encallada para que sus protagonistas se cierren a negociar en un futuro.

Por una parte, la OPA de Gas Natural se ha estrellado temporalmente con una juez que investiga si es legal su acuerdo de compraventa de activos con Iberdrola. Por la otra, el rival E.ON ha puesto una contraoferta sobre la mesa, el Gobierno le obliga a pasar por la CNE y Bruselas pide explicaciones a España.

Villaseca rechazó que pueda actuarse como si existiera un mercado único de la energía en Europa, tras aludir a las débiles interconexiones eléctricas, a los sistemas regulatorios distintos y a las tarifas no homogéneas -en Alemania, territorio E.ON, "un 50% más caras que en España"-, que "a veces son subvenciones y acciones de oro encubiertas". Su presidente llamó "maniquea" a Bruselas por "rasgarse las vestiduras" con España.

A este respecto, y reunido con sus homólogos de la Unión Europea en Viena, el vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, manifestó su preocupación por la existencia de posibles discrepancias con las autoridades comunitarias en la OPA de E.ON. Solbes afirmó que el Gobierno decidió "por unanimidad y en mi presencia" el aumento de competencias de la CNE, que le permitirá analizar la oferta alemana.

Bruselas dio el pasado martes plenos poderes a la comisaria Neelie Kroes para que pueda anular las decisiones de la CNE si cree que vulneran el derecho comunitario. Solbes defendió, además, que España es "uno de los países más competitivos en el mercado del gas" y que la decisión del Gobierno respeta los criterios del Tribunal Europeo de Justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de abril de 2006