Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terremoto causa al menos 70 muertos y más de 1.200 heridos en el oeste de Irán

El gobernador de la provincia de Luristán asegura que 330 poblaciones han sido afectadas

Un violento terremoto de magnitud 6 en la escala de Richter causó ayer al menos 70 muertos y más de 1.200 heridos en la provincia de Luristán, al oeste de Irán. El temblor hizo salir de sus casas a una población sobrecogida por el pánico. Unas 330 poblaciones de la zona resultaron afectadas y algunas de ellas quedaron totalmente destrozadas, según informó en televisión el gobernador general de la provincia, Mohamed Reza Mohseni. "Las localidades situadas entre las ciudades de Dorud y Borudjerd han sido las más afectadas por el seísmo", añadió el gobernador.

El temblor se produjo a las 4.17, hora local (2.17 en España), aún noche cerrada, y fue precedido de otros dos seísmos de menor magnitud, según datos facilitados por el instituto sismológico iraní. Las autoridades hicieron un llamamiento para suministrar a la población afectada mantas, tiendas de campaña y medicamentos. Muchos de los habitantes de la zona pasaron la noche del jueves al viernes en la calle, a pesar del intenso frío.

El mayor número de víctimas y la mayor destrucción se registraron en la región de Borudjerd, donde se contaron 45 muertos, seguida de la de Dorud, con 21 fallecidos, según un médico de la Facultad de Medicina de Lorestan. Los hospitales de la provincia estaban ayer desbordados por la afluencia de heridos, que llegan también de las provincias vecinas. "La población no está precisamente satisfecha de las operaciones de socorro por parte de las autoridades", informaba ayer la televisión iraní. Algunos sobrevivientes tuvieron que ser sacados de entre los escombros a base de pico y pala.

El seísmo produjo asimismo daños en edificios antiguos de Borudjerd y cortes de luz en la pequeña ciudad de Dorud, cuyos habitantes se instalaron en las calles por temor al derrumbamiento de sus casas.

Irán es regularmente sacudido por terremotos. El más devastador de ellos se produjo en diciembre de 2003 cuando un temblor de 6,3 en la escala de Richter arrasó Bam, a 1.000 kilómetros al sureste de Teherán, y causó 31.000 muertos.

Estados Unidos, Rusia y España, entre otros países, han ofrecido ayuda humanitaria al Gobierno de Teherán, a pesar de que el primero no tiene relaciones diplomáticas con Irán desde 1979.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2006