Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon será trasladado a un hospital de Tel Aviv

El aún primer ministro israelí, Ariel Sharon, que padeció una hemorragia cerebral masiva el 4 de enero, será trasladado en las dos próximas semanas desde el hospital Hadassah de Jerusalén al centro clínico Chaim Sheba, en Tel Aviv, según informó ayer el diario Yediot Ahoronot, que no explicaba la causa. Sharon permanece en coma desde entonces, y sus posibilidades de recuperación son prácticamente nulas. El ex gobernante, de 78 años, fue operado tres veces en el cerebro y le fue extirpado además parte del intestino grueso, afectado por una necrosis.

El periódico The Jerusalem Post informaba ayer de que, a principios de enero, Sharon fue operado varias veces para extirparle una cuarta parte del cráneo. Ron Krumer, portavoz del centro médico, dijo que varios especialistas de otros hospitales han mantenido reuniones para estudiar el tratamiento más adecuado. No se descarta que vuelva a ser intervenido.

Pocos días después del derrame cerebral se desató la polémica sobre el tratamiento con anticoagulantes que había recibido tras sufrir un ligero infarto cerebral el 18 de diciembre del año pasado. Sólo 36 horas después, Sharon salió del hospital y continuó con su actividad política. Dos semanas más tarde fue ingresado de nuevo.

Una vez comenzada la campaña electoral, un portavoz del hospital Hadassah aseguró que Sharon no sería trasladado hasta después de las elecciones, que se celebraron el pasado martes, para evitar toda acusación de interferencia en la campaña. No obstante, el primer ministro ha estado muy presente. Los dirigentes de Kadima, el partido que Sharon fundó en noviembre tras una traumática escisión del Likud, no han dejado de citarle a diario, y fue el principal estandarte del aún primer ministro interino, Ehud Olmert. En la noche del triunfo, en la madrugada del miércoles, Olmert, vencedor de los comicios, pronunció su discurso bajo dos inmensas fotografías de Sharon, y no ha dejado de recordarle al inicio de cada reunión dominical del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2006