Cinco personas mueren en el incendio de una residencia de enfermos mentales en Valencia

El centro tenía licencia para ancianos y tramitaba la acreditación para discapacitados psíquicos

Cinco personas murieron ayer en un incendio que se inició poco antes de las ocho de la tarde en una residencia de enfermos mentales que sólo disponía de autorización para acoger ancianos y tramitaba la acreditación para discapacitados psíquicos de Massamagrell (Valencia). Las víctimas, cuatro varones y una mujer, de 30, 50, 65 y 80 años de edad, con la movilidad muy disminuida, se encontraban en la enfermería del centro, punto donde se originó el fuego. Una de las empleadas fue trasladada tras haber inhalado humo a un hospital de Valencia. La oposición exigió responsabilidades a la Generalitat.

La residencia Sal Lorenzo de Brindis abrió sus puertas en 1992 como centro para la tercera edad, categoría para la que tenía autorización. Sin embargo, desde el principio acogió en buena medida a personas con enfermedad mental, en muchos casos procedentes del antiguo hospital psiquiátrico de Bétera, dependiente de la Diputación de Valencia. Recientemente, habia solicitado acreditación para atender a personas con discapacidad psíquica, aunque aún no se le había concedido.

A última hora de ayer se desconocían las causas del incendio, aunque fuentes de la investigación no descartaban que hubiera sido provocado por algún interno. El fuego provocó una avería en el sistema eléctrico y obligó a desalojar el centro.

La residencia San Lorenzo de Brindis, cuya dirección es Libertad, 1, en la carretera que une las poblaciones de Massamagrell y Nàquera, en el área metropolitana de Valencia, tiene cuatro alturas. En el lateral derecho de la primera planta se ubica la enfermería, lugar donde se declaró el fuego y donde murieron cinco de las personas residentes. Los bomberos recibieron el aviso a las 19.37. Hasta diez camiones de los parques de Montcada y Sagunto participaron en la extinción. Los fallecidos fueron cuatro varones y una mujer. Dos de de las víctimnas tenían 50 años. El resto, 30, 56 y 80 años. Uno de los fallecidos era familiar de los propietarios. La intensidad del fuego dejó los cuerpos inrreconocibles.

Un trabajador de la residencia explicó que las dos plantas superiores del edificio albergan las 60 habitaciones para 120 plazas de la residencia. También narró que se encontraba en el exterior del edificio cuando unas compañeras salieron y dieron la alarma. La única empleada herida en el siniestro fue trasladada al hospital Arnau de Vilanova de Valencia, afectada por inhalación de humo. Su vida no corre peligro.

Ubicado en el interior de un pinar, dentro de una finca vallada, la residencia estaba anoche cerrada por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Local de Massamagrell. Los trabajadores y trabajadoras de la residencia permanecieron en el centro, cuidando de los residentes, que fueron evacuados al jardín, y ayudando a los servicios de urgencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Cerca de las nueve de la noche llegaban los primeros familiares a las inmediaciones de la residenci. Una joven se exclamaba: "Mi abuelo, mi abuelo". Otra mujer, que solicitaba "por favor, soy la madre de Alicia. Quiero saber si mi hija está bien", fue tranquilizada por el personal del centro.

Cercano a la residencia afectada por el incendio se sitúa un convento de los capuchinos descalzos. En la capilla del convento se instaló un equipo médico por si resultaba necesario atender a algunos de los ancianos de la residencia. Posteriormente medio centenar de los enfermos fueron realojados allí, y los 70 restantes estaban pendientes de ser trasladados a otros centros.

Al lugar se desplazaron la consejera de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana, Alicia de Miguel, y el subdelegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Luis Felipe Martínez.

La consejera de Bienestar Social explicó que la licencia para atender a enfermos mentales, que estaba pendiente, se encontraba "a pedir de boca" y que la residencia estaba "muy bien considerada". Alicia de Miguel añadió que su departamento ha abiero una investigación para esclarecer lo sucedido.

La responsable de asuntos sociales del PSPV-PSOE, Nuria Espí, ante la falta de acreditación de la residencia para acoger a enfermos mentales anunció que presentará hoy una iniciativa de urgencia en las Cortes valencianas para que la Generalitat dé explicaciones. "Este es el momento", dijo Espí, "en que ha de depurarse las responsabilidades políticas en la atención a enfermos mentales y ancianos porque este Gobierno mira permanentemente hacia otro lado". La diputada recordó los casos de un muerto en la residencia de Carlet y la denuncia de maltrato en alguna residencia. "No me vale que la consejera diga que la acreditación estaba a punto de caramelo porque aquí vienen seres humanos".

Dos bomberos, en el interior de la residencia incendiada ayer en Massamagrell.
Dos bomberos, en el interior de la residencia incendiada ayer en Massamagrell.TANIA CASTRO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS