El Ayuntamiento pide 20.000 euros para un joven por los disturbios del 'macrobotellón'

Una multa de 20.000 euros. Ésa es la pena que solicitó ayer el Ayuntamiento de Barcelona en el primero de los juicios rápidos celebrados en la ciudad contra uno de los 54 detenidos por los incidentes ocurridos en el Raval durante la madrugada del pasado día 17, con motivo de la celebración del macrobotellón. El consistorio le acusa de una falta de daños y otra de desórdenes públicos y solicita también que abone otros 102,60 euros, por ser ésta la cantidad en la que se han tasado los cristales de una cabina telefónica que supuestamente rompió el acusado, Justin Richard, de 25 años, y quien no acudió al juicio.

El caso quedó visto para sentencia en el Juzgado de Instrucción número 16 de Barcelona, que juzgará a otros tres de los detenidos. El juzgado 15, por su parte, enjuiciará a otros 30 arrestados aquella noche. Los 20 restantes, siete de los cuales eran menores, no pasaron a disposición judicial. En el juicio de ayer la fiscalía se mostró mucho más tibia y solicitó para el acusado una multa de 200 euros. La abogada del consistorio explicó que reclamaba una multa tan cuantiosa porque el acusado tiene medios suficientes para pagarla y por la "trascendencia social y la naturaleza de los altercados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50