_
_
_
_
Crónica:Motociclismo | Gran Premio de España
Crónica
Texto informativo con interpretación

Pedrosa irrumpe a lo grande

Sólo Capirossi supera al español en su primera carrera en MotoGP, en la que se cayó Rossi

Oriol Puigdemont

Tras besar a Ingrid, su mujer, y recibir multitud de abrazos, el italiano Loris Capirossi, vencedor ayer en la primera cita del calendario motero, se serenó, se dio la vuelta y golpeó el hombro de Dani Pedrosa, que estaba a su lado. Tras cruzar su mirada con la del boloñés, el español le devolvió el cumplimiento con una pícara sonrisa.

Pedrosa irrumpió ayer así, como un trueno, en la máxima categoría del motociclismo mundial, al cruzar la meta como segundo clasificado en su primera incursión en MotoGP. Acostumbrado como está a lograr todas aquellas metas que se le cruzan en mente, no pudo elegir mejor día el tricampeón del mundo, nuevo abanderado de Honda, para enamorar a los 131.162 aficionados llegados ayer a Jerez. Sólo el italiano Max Biaggi, cuya Honda pilota hoy Pedrosa, se estrenó en 1998 de forma más brillante que el piloto catalán.

Más información
LORENZO, BAUTISTA Y PEDROSA ABANDERAN EL FESTIVAL ESPAÑOL EN JEREZ Y ROSSI SE CAE
La sabiduría de Occidente
"Es mejor que el debut soñado"
Bautista, que fue el 15º del mundo el año pasado, gana con claridad
Lorenzo impresiona
¿Sofá o sillín?

Todo le fue sobre ruedas a Pedrosa durante el fin de semana. La moto respondió a la perfección. De igual forma lo había hecho un par de semanas antes en los entrenamientos oficiales, que también evidenciaron el potencial de Ducati y los problemas de Yamaha. A pesar de contar entre sus filas con Valentino Rossi, el equipo oficial de la marca japonesa cuajó una de las peores actuaciones que se recuerdan en los últimos años. Habrá que esperar a Qatar, dentro de dos semanas, para poder ver a Rossi y Pedrosa cara a cara. Ayer lo impidió Toni Elías, nada más tomarse la salida, cuando se llevó a Rossi por delante al afrontar el primer viraje. Si bien es cierto que no es fácil ver a Il dottore entre los últimos en las pantallas de tiempo,finalizó 14º, a su favor queda la decisión de continuar en carrera tras recoger su moto de la grava y cruzar a más de 43 segundos de Capirossi, en cabeza de principio a fin, en el primer paso por meta. Pero ayer Rossi y Pedrosa ni se vieron.

Aún cobra más mérito la actuación del piloto vallesano si se atiende a las condiciones de carrera que se dieron. No fue buena su primera salida en MotoGP, pero superó con un punto de suerte el alboroto provocado por el aterrizaje de Rossi y, al pasar por meta, se colocó séptimo, tras el también novato Casey Stoner. Fue en la segunda vuelta cuando Pedrosa vislumbró sus opciones de conseguir algo grande en su estreno. Un problema electrónico en su Desmosedici descartó de un plumazo a Sete Gibernau, que ni con el cambio de marca parece haber despistado al mal fario que le persigue. Con Capirossi devorando el asfalto más rápido que nadie, cinco vueltas precisó Pedrosa para fijar su mirada en el colín de la Ducati número 65 del italiano.

A razón de un piloto adelantado por vuelta se manejó Pedrosa hasta contactar con el americano Nicky Hayden, su compañero de equipo, en la quinta vuelta. Superado su jefe, Dani demandó los 260 caballos de potencia de su Honda RC211V y pasó a rodar también más rápido que el líder. Y cada vez más. Primero le recortó dos décimas, luego medio segundo, y así sucesivamente hasta colocar su neumático delantero a menos de tres décimas de Capirossi.

Para entonces, la Ducati, brava por naturaleza, zarandeaba ya al piloto de Bolonia que se batía a escasos centímetros del suelo con las gomas maltrechas. Si bien Capirossi, nuevo líder de la clasificación general, no es un portento de fuerza física, los 51 kilos del español le permiten llegar a las vueltas finales de la carrera con los neumáticos más enteros que sus rivales. La trazada de Pedrosa en los últimos giros fue mucho más precisa que la de Capirossi, que se las vio y deseó para controlar los aspavientos de su máquina, cruzada a la salida de los virajes. Pero el experimentado italiano, de 32 años, no dio su brazo a torcer y, tras una tregua, volvió a incrementar su ritmo. Pensó entonces el joven Pedrosa en su magnífico debut, y decidió no jugar con fuego en su primera carrera con los mayores y dejar para más tarde, si tiene que llegar, la primera victoria en MotoGP.

La próxima oportunidad la tendrá en dos semanas en Losail (Qatar). De ganar allí, el joven prodigio de Castellar el Vallés se convertiría en el piloto más joven en ganar una carrera de la máxima categoría. El récord lo tiene Fredie Spencer, que ganó en el circuito belga de Spa Francorchamps a los 20 años y 196 días. Spencer, además, es también el campeón más joven de la clase reina. Para superarlo, Dani Pedrosa debería proclamarse campeón en su primer año. Pero eso son palabras mayores aunque, de momento, el comienzo es más que prometedor.

Pedrosa celebra su segundo puesto.
Pedrosa celebra su segundo puesto.JULIÁN ROJAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_