_
_
_
_
Crónica:Motociclismo Gran Premio de España
Crónica
Texto informativo con interpretación

La sabiduría de Occidente

Muy poco le ha faltado al gran premio inagural de estos Mundiales para convertirse en una victoria absoluta de los españoles, aunque sí ha sido, y en toda regla, un triunfo indiscutible de las motos italianas ante sus rivales japonesas. Pero, más allá de lo circunstancial, de lo anecdótico, que quienes se dedican a hurgar en las estadísticas seguro no tardarán en poner de relieve, el hecho de que Aprilia (en 125cc y 250cc) y Ducati (en MotoGP) hayan batido a la armada oriental en el primer round debería conducirnos a una serie de reflexiones. Es notorio que las marcas niponas dominan el mercado mundial de la moto, como también ocurre en el de la electrónica de consumo y otros relacionados con la tecnología punta. Los principales segmentos de este suculento pastel se encuentran en manos de los cuatro samurais. Pero no todos.

Más información
Pedrosa irrumpe a lo grande

Desde hace algún tiempo constatamos que en el mercado de pequeñas deportivas de 125cc, la montura favorita de su público objetivo, los jóvenes que se inician en el motociclismo, no es otra que la Aprilia. Ahora demos un vistazo a la parrilla del cuarto de litro: de la cuarentena de motos presentes, la mitad son Aprilia, por diez Honda, cuatro KTM, dos Derbi, dos Malagutti, y una Gilera. Otrosí, de las veintiseis alineadas en 250cc tres quintas partes son Aprilia, por ocho Honda, dos KTM y, de nuevo, una solitaria Gilera.

En otro extremo, y a pesar de las grandes cualidades y casi imbatible relación calidad/precio de modelos como la excelente Yamaha YZF o la superventas Honda CBR 600 -sería algo así como el VW Golf GTI de las dos ruedas-, existe una fábrica italiana que ha ido copando una porción nada desdeñable de esa tarta con unas maquinas técnicamente complicadas, de mantenimiento bastante oneroso e indudable carácter deportivo: Ducati.

Las motos boloñesas siempre han gozado del favor de numerosos aficionados de todo el mundo y parece que los éxitos deportivos vuelven a acompañarlas. La vieja máxima de Paco Bultó, abuelo del actual piloto de la Squadra Ducati Corse, no ha perdido vigencia: "El mercado sigue la bandera a cuadros". De las cuatro Ducati presentes en la actual clase de MotoGP -seis o siete Honda, cuatro Yamaha, dos Kawasaki y un par de Suzuki completan el elenco- sólo las de Capirossi y Gibernau tienen posibilidades reales de alcanzar el podio. Pero la industria europea parece retomar el pulso. Pese a que ni la artesanal Malagutti ni tampoco Gilera, hoy en la órbita del grupo Piaggio, al igual que Derbi, se ven lo bastante maduras, KTM ya ha dado muestras de su potencial logrando notables actuaciones en 125cc y seguro que lo hará en 250cc gracias a su mago Harald Bartol mientras que BMW sigue estudiando cuidadosamente la estrategia a seguir y mantiene su presencia como patrocinador técnico -proveedor del pace car y de motos de carreras de promoción- en tanto aguarda el momento adecuado para irrumpir en la escena deportiva. Quién sabe lo que nos deparará estos Mundiales de 2006, pero no cabe duda de que soplan vientos de cambio. Tarde o temprano, lo veremos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_