_
_
_
_

La Unidad de Patología de la Voz de Cádiz aplica una técnica novedosa

A Encarna Caballero (El Puerto de Santa María, 53 años) le ha cambiado la vida. Llevaba un año y medio deambulando por hospitales nacionales sin que le diagnosticaran la causa de una extraña ronquera que le impedía hablar. La solución la encontró en la Unidad de Patología de la Voz del hospital Puerta del Mar de Cádiz -creada recientemente por la Consejería de Salud- que dirigen los otorrinolaringólogos Encarnación Ávalos y Miguel De Mier. Ambos le confirmaron que sufría diafonía espasmódica, una ronquera muy infrecuente causada por una alteración neurológica que provoca la incoordinación del movimiento de las cuerdas vocales y que deja literalmente sin voz al enfermo que sufre esta ronquera.

Esta extraña patología se trata habitualmente con una molesta intervención quirúrgica que requiere del pertinente ingreso hospitalario y la aplicación de anestesia general, con los riesgos e inconvenientes que esta operación conlleva. Sin embargo, a Encarna Caballero, al igual que a decenas de enfermos, le aplicaron un tratamiento novedoso en Andalucía que le permitió recuperar de inmediato la voz perdida. Con anestesia local, le introdujeron por la nariz un fibrolaringoscopio -con una cámara incorporada- que visualiza las cuerdas vocales. Una aguja inyecta directamente una pequeña dosis de toxina botulínica, una composición que activa el funcionamiento de las cuerdas vocales.

En poco más de una hora, Encarna Caballero estaba en casa. A los cuatro días comenzó a hablar con dificultad. A los siete lo hacía perfectamente y sin ninguna cortapisa. Este procedimiento facultativo se repite cada cinco o seis meses, que es el tiempo que duran los efectos de la toxina en las cuerdas vocales. "He dado con un equipo de profesionales extraordinarios que además de sus amplios conocimientos y técnicas pioneras hace gala constantemente de una calidad humana, una comprensión y trato extraordinarios", afirma Caballero, quien se deshace en elogios hacia sus médicos. La admiración que siente es tal que se considera en deuda con ellos, hasta el punto de que ha creado la Asociación Española de Disfonía Espasmódica con la idea de difundir la labor de estos otorrinos y así facilitar la curación a otros aquejados del resto del país. "Queremos que se beneficien de este avance otros pacientes. Es de justicia que les ayudemos", detalla.

Éste y otros avances, como la detección precoz de la sordera que también auspician estos cirujanos, figuran en la primera página web internacional (www.orlevidencia.org) que recoge las evidencias científicas en la especialidad de Otorrinolaringología. Se trata de una página desarrollada y mantenida por el servicio de otorrinos del hospital Puerta del Mar, que ha logrado una gran aceptación desde su inicio. Más de mil accesos diarios de todo el mundo -especialmente de España y Latinoamérica- han llevado al jefe de este servicio, Antonio Martín, a auspiciar una inminente versión en inglés que verá la luz en las próximas semanas con la premisa de extender una red de conocimiento mundial de la materia. "Es una herramienta de enorme utilidad con la que gestionamos el conocimiento con la premisa de que los especialistas puedan actualizarse permanentemente", explica Miguel de Mier.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_