Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Parto en Doñana

'Saliega', la lince que parió hace un año la primera camada nacida en cautividad, alumbra otros dos cachorros

Dos invitados de última hora festejarán el aniversario de Brezo y Brisa, los primeros linces ibéricos nacidos en cautividad en el mundo el 28 de marzo de 2005. Saliega, madre de los anteriores, parió este jueves a dos nuevos cachorros en un parto sin intervención humana, pero a la vista de todos, gracias a una pantalla del centro de visitantes de El Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana, cerca de las instalaciones donde los 14 felinos del plan de cría en cautividad son grabados las 24 horas al día.

Con un intervalo de 20 minutos, la hembra alumbró a las 21.36 al primer cachorro en el interior de una paridera con cámara incorporada. "Lo lamió, lo puso a mamar, hizo todo lo que tenía que hacer y a las 21.55 se puso a parir el segundo", relataba ayer Astrid Vargas, la directora del plan. Las cámaras ya habían registrado la frenética actividad sexual: 116 cópulas entre cinco parejas fueron contabilizadas desde el 19 de enero al 15 de febrero. Fruto de tal vorágine ha sido el embarazo de Saliega, a la que podrían sumarse otras cuatro hembras (Adelfa, Aura, Esperanza y Aliaga). Vargas, sin embargo, prefiere ser cauta, ya que tanto Aura como Esperanza engañaron el año pasado con sendos embarazos psicológicos.

Los nuevos cachorros esperarán unos días antes de recibir un nombre según su sexo -será el de una planta con la inicial "c"-, al igual que esperará Astrid Vargas antes de esclarecer si la paternidad de las crías corresponde a Garfio o Cromo. "Sabremos quién es porque tenemos a todos los linces

del programa genotipados", aclara. En esta temporada de celo, experimentaron con Saliega la técnica propuesta por Serguéi Naidenko, un investigador ruso que ha comprobado que las hembras lince boreal logran más cachorros cuando copulan alternativamente con dos machos. El trío, sin embargo, no ha dado los resultados buscados: la hembra ha parido uno menos que el año anterior a pesar de sus 43 cópulas.

Si Garfio vuelve a ser el progenitor, los encuentros sexuales entre él y Saliega no se repetirán para garantizar la variabilidad genética. "Hemos establecido un máximo de dos camadas con los mismos padres", indica la veterinaria. En 2005, ambos fueron los artífices del nacimiento de Brecina (muerta en una pelea fratricida), Brezo y Brisa, un hito para la conservación del Lynx pardinus, declarado en peligro crítico de extinción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de marzo de 2006