La red de distribución de agua potable de Valencia perdió 24 hectómetros durante 2005

Emivasa aumentó el número de abonados pero la facturación por cliente y día se redujo

Emivasa, sociedad mixta compuesta por Aguas de Valencia y el Ayuntamiento de la ciudad, reconoce en su memoria de 2005 que su red de distribución de agua potable perdió cerca de 24 hectómetros cúbicos a consecuencia de fugas o roturas durante ese año, casi tanta agua como la que cabe en los embalses de La Muela o El Naranjero, en el Júcar. De los 123,8 hectómetros cúbicos de agua suministrada a la red de distribución, tan sólo se facturaron 99,9 hectómetros, recoge la memoria. La compañía apunta que en los tres últimos años el rendimiento de la red oscilaba en torno al 80%.

El Banco de Valencia paga a la sociedad un 2% por imposiciones a plazo y cobra más del 3% por los créditos

Emivasa es la sociedad mixta que gestiona el abastecimiento de agua potable a la ciudad de Valencia. Se creó hace tres años por el Ayuntamiento de Valencia, que posee una participación del 20%, y de Aguas de Valencia, con el 80% restante. En el repaso que la sociedad mixta hace de su gestión del año pasado destaca la pérdida de agua que la propia compañía reconoce y, aunque no especifica el motivo, estudios recientes publicados por el INE indican que la causa está en las fugas o roturas de las canalizaciones. En este caso se pierde por el camino en torno al 20% del agua que se suministra a las redes, con una ligera mejora en 2005 con respecto a años anteriores. En total se pierden cerca de 24 hectómetros cúbicos, prácticamente la misma cantidad de agua que cabría en los embalses de La Muela o El Naranjero, en la cuenca del Júcar.

La sociedad explica en su memoria que durante 2005 se revisaron un total de 475,7 kilómetros de red, localizando en la inspección un total de 370 fugas. Un gran número de ellas se concentran en L'Eixample (83), Camins al Grau (44), Ciutat Vella o Poblats Marítims (42 cada una) o las Pedanies del Sud.

Emivasa reconoce, por otro lado, en el capítulo donde analiza los posibles riesgos para su actividad, la necesidad de que el Ayuntamiento de Valencia y otras instituciones públicas, en este caso Acuamed, negocien una mejora de las instalaciones que garanticen el abastecimiento de agua ante el crecimiento de la demanda. Este aumento obligará a que en los próximos años se realicen inversiones en las plantas potabilizadoras de Manises y Picassent y en las canalizaciones de ambas hacia Valencia, unas obras que son competencia de Emivasa.

Según la sociedad, las necesidades de agua bruta están garantizadas por la existencia de embalses de regulación, tanto en la cuenca del Turia como en la del Júcar y la prioridad del abastecimiento urbano frente al riego. "El riesgo de falta de agua es mínimo", concluye.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La publicación de estos datos coincide en el tiempo con la campaña publicitaria anunciada por el Consell para reclamar el trasvase del Ebro a la Comunidad Valenciana y en la que el gobierno valenciano gastará un millón de euros.

De la memoria se desprende otro dato curioso. Aunque el número de abonados a 31 de diciembre de 2005 -417.868- arrojaba un aumento de 4.000 nuevos clientes, el número de litros facturados por abonado y día ha caído de los 332 litros de 2004 a 322 el año pasado, de lo que se deduce que muchas de las viviendas que se han dado de alta en el servicio, están, sin embargo, vacías en la ciudad de Valencia y no consumen.

En cuanto a la gestión financiera de la sociedad mixta, esta realizó en el Banco de Valencia -uno de los accionistas del Grupo Aguas de Valencia- imposiciones a plazo por importe de 45,8 millones de euros y que, según la memoria, tuvieron un rendimiento neto del 2%.

Paralelamente a esta operación, Emivasa tiene dos préstamos por unos nueve millones de euros para financiar la externalización de los compromisos por pensiones de la compañía, de los cuales uno se contrató con el Banco de Valencia a un tipo de interés equivalente al Euribor a un año (en estos momentos el 3,1) más el 0,8.

La sociedad tenía además concedidas otras líneas de crédito con límite al 31 de diciembre pasado, de nueve millones de euros, de los que tres millones estaban concertados con este mismo banco, a un tipo de interés del Euribor a 90 días (2,7 actual) más el 0,50 o el 0,80, un tipo superior al que Emivasa recibe del Banco de Valencia por sus imposiciones a plazo.

Planta potabilizadora de Manises.
Planta potabilizadora de Manises.JOSÉ JORDÁN

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS