El Gobierno canario pide ayuda tras la llegada en patera de otros 300 inmigrantes

Nueve pateras con unos 300 subsaharianos llegaron ayer a las costas de Tenerife y Gran Canaria, en el mayor aluvión de inmigrantes indocumentados registrado en las islas en los últimos 10 años. El portavoz del Gobierno canario, Miguel Becerra, calificó la situación de "emergencia nacional" -desde el sábado han llegado a las islas unos 800 inmigrantes procedentes de las costas de Mauritania- y solicitó del Estado más fuerzas de seguridad, asistencia médica y medios para trasladar a los inmigrantes a la Península.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, anunció ayer en el Senado "medidas específicas" para estudiar la situación. El ministro consideró "exageradas" las estimaciones de que 500.000 emigrantes subsaharianos esperan en Mauritania para pasar a España. Los secretarios de Estado de Seguridad, Interior, Trabajo y Exteriores viajarán al país africano para "reforzar la cooperación en materia migratoria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de marzo de 2006.