Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El rey del porno digital

Un joven sevillano convierte su web en la más visitada del ocio para adultos de habla hispana

Comenzó como el proyecto personal de un estudiante de 19 años y, 10 después, tiene dos millones de usuarios, 300 web afiliadas, un millón de euros en ventas y casi 250.000 en beneficios. Emilio Márquez ha convertido a Marqueze.net en la web de referencia de los contactos y el porno digital en habla hispana, y ahora quiere pegar el salto al móvil y a la televisión.

El contenido de Marqueze lo manejan exclusivamente mujeres. Su creador cree que les afecta menos que a los hombres

"Estaba en el sitio adecuado, en el momento adecuado y con el entusiasmo adecuado". Emilio Márquez remueve su cola-cao mientras habla de pornografía y de Internet, los dos mercados que conoce a la perfección desde hace 10 años. Este joven sevillano estudiaba informática en la universidad cuando montó el rincón de fidonet, una página donde escribía sobre informática, y se incluían artículos de humor y relatos eróticos. La página comenzó a hacerse popular, principalmente por el interés de los lectores en el tercer tipo de contenido, así que Márquez comenzó una nueva vida como "estudiante de día, webmaster de noche".

El joven asegura que entonces aún no era consciente de que detrás de su proyecto personal podría haber un buen negocio. Pero en 1999, la página tenía ya 100.000 visitas y facturaba 10 millones de las antiguas pesetas. Las ventas de Marqueze [formado por el apellido de su fundador y la primera letra de su nombre de pila] siguieron aumentando exponencialmente: 150 millones, en 2000; más de 1.000, en 2001.

¿Cuál es el secreto de Marqueze? El primero es evidente: trabaja en una industria multimillonaria que, además y como destaca su creador, ha sido siempre pionera en la búsqueda de nuevas aplicaciones de la tecnología. Márquez destaca otras tres razones: la actualización diaria y continua, el boca a oreja y el respeto a los usuarios. Las tres son necesarias para triunfar en Internet pero, en el negocio del porno, la tercera es de oro: respetar a tus usuarios significa convertirles en clientes fieles y proselitistas, ya que la Red está repleta de páginas de contenido pornográfico que inundan a sus visitantes con correo basura, o que les conectan a programas de marcación automática (dialers). "Yo doy a mis usuarios un motivo para ser fieles", explica Márquez.

Marqueze.net tiene dos millones de usuarios, y 2.350 se dan de alta cada día en su red de contactos. La compañía ofrece su contenido (vídeos pornográficos, relatos eróticos...) en marca blanca a otras 300 páginas web. Un contenido que, por cierto, sólo manejan mujeres. "Les afecta menos, y tienen mayor sensibilidad a la hora de valorar fotos o relatos que puedan herir la sensibilidad", dice su creador.

Márquez sabe que el mercado de la pornografía por Internet en España empieza a madurar. Por eso está buscando nuevas vías de ingresos. Geográficamente, está ya en Colombia, Ecuador, Venezuela y México, y está a punto de abrir en Argentina, Portugal y Brasil. Quiere, además, ampliar su mercado a los teléfonos móviles y a la televisión, y ya negocia con operadoras locales y digitales. También busca ampliar contenidos y servicios, como los consejos de un experto inmobiliario. Y es que su cuarta regla de oro es seguir a sus usuarios y no mirar atrás: "En Internet, no es que el tiempo vaya rápido. Es que te aniquila".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de marzo de 2006