Entrevista:Diccionario de la vida | Rafael Azcona, guionista, escritor | PERSONAJES

"El escepticismo es la vacuna contra el fanatismo"

Adquirió fama de misántropo porque salía poco de casa. Ahora sale más; va a tertulias, aparece en las radios y en las televisiones (Andreu Buenafuente le dedicó una plaza, la Plaza Rafael Azcona, en su programa), publica libros, y tiene tiempo para todo, pero sobre todo para sus amigos. Muchas de sus películas han sido éxitos absolutos, ha obtenido un Goya a toda su carrera; le dieron un Oscar a Belle époque, de Fernando Trueba, que tiene guión suyo, y es el autor de los guiones de obras de arte que firmaron como directores gente como Marco Ferreri, Luis García Berlanga o Carlos Saura. Cuando le pedimos que nos diera su diccionario de la vida nos hizo una antología.

AMISTAD.

Sentimiento delicadísimo del que no conviene abusar: antes o después, el mejor amigo del mundo se cansa de prestar dinero. Sobre todo si no cobra intereses. (Un bancario).

CINE.

Es sólo un trabajo, tío. (Sterling Hayden).

CRISPACIÓN.

Estado de ánimo de los predicadores apocalípticos cuando advierten que su cabreo sólo los crispa a ellos. (Un pasota).

DERECHA.

En política prefiere llamarse centro; si ocurriera lo mismo en el Código de Circulación, el tráfico podría ser catastrófico. (Un agente de la Circulación).

ESCEPTICISMO.

Vacuna contra el fanatismo. (Un ATS).

FAMA.

¡Con lo cómodo que es el anonimato! (Anónimo).

FAMILIA

. Institución indestructible, digan lo que digan los agoreros, y pase lo que pase durante la lectura de testamentos. (Un notario).

GUERRA.

No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, sólo sé que la cuarta será con piedras y lanzas. (Albert Einstein).

IGLESIA

. Habéis debido observar que en todas las disputas que han animado a los cristianos unos contra otros desde el nacimiento de la Iglesia, Roma se ha decidido siempre por la opinión que sometía más al espíritu humano y que aniquilaba mejor la facultad de razonar: no hablo aquí más que de los hechos históricos; dejo aparte la Inspiración de la Iglesia y su infalibilidad, que no son competencia de la historia. (Voltaire).

MATRIMONIO.

El matrimonio puede ser confortable; nunca divertido. (Oscar Wilde).

MORALIDAD.

Cuanto mayor me hago, más me parece una farsa la importancia que se concede a los órganos genitourinarios. Ya va siendo hora de que nos partamos de risa, no de esos órganos sino de los que depositan en ellos toda la moralidad humana. (Gustave Flaubert).

PATRIOTISMO.

Daría cualquier cosa por saber con certeza en nombre de quién se han cometido los actos que, según afirman públicamente, han sido hechos en nombre de la patria. (G. Ch. Lichtenberg).

PENA CAPITAL

. Aunque parezca mentira, hay gente que sigue estrujándose el cerebro para encontrar argumentos a favor de la pena de muerte. Ahí va uno de los más agudos: "¿Qué habría sido del cristianismo si Jesús hubiera sido condenado a ocho o diez años con la posibilidad de reducir la pena por buena conducta?" (J. H. Donovan, senador por el Estado de Nueva York).

RACISMO.

La solución podría estar en el mestizaje. Pero sólo serviría para el de la piel; el económico ya es otra cosa. (Un pelirrojo).

RELIGIÓN.

Por la palabra religión ha de entenderse la creencia en una cosa absolutamente indemostrable -y en general imposible- que se juzga ser la esencia y el fin principal de la vida. (Fernando Pessoa).

TERRORISMO.

Una mortífera carabina de Ambrosio: mata mucho, pero no resuelve nada. (Un arrepentido).

VEJEZ.

La vejez no es tan mala cuando se considera la alternativa. (Mauricio Chevalier).

WOODY ALLEN.

La demostración de que el cine, como todo, también es literatura. (Un guionista).

Ya se fue de Logroño

Un amigo le preguntó: "¿No te vas de vacaciones?". Y Rafael Azcona respondió: "¿Yo? ¡Pero si ya me fui de Logroño!". Hijo de un sastre republicano, está a punto de cumplir los 80 años. Ni de lejos lo parece. Este hombre que aquí posa en el palacio de Fernán Núñez es atlético, risueño, cuenta anécdotas que jamás repite, tiene una gran capacidad de trabajo y odia los chistes, aunque empezó a ganarse el pan escribiéndolos en

La Codorniz. Madrid es su sitio; para moverlo ha hecho falta la fuerza de los nietos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de marzo de 2006.