El secretario de la oposición en la que se introdujo el insulto a Zapatero no participará en más tribunales

El abogado Rafael Ramos, funcionario del Ayuntamiento de Alicante que habitualmente ejerce de secretario en los procesos públicos de selección de personal municipal, no participará en los tribunales de nuevas oposiciones, al menos hasta que se resuelva el expediente abierto para determinar quién fue el responsable de introducir la frase "Zapatero bobo, eta no pacta" entre las respuestas de un test en una oposición al Cuerpo de Bomberos.

Ramos, como responsable de custodiar el examen, se ha hecho responsable de los hechos, aunque no ha aclarado si es o no la persona que introdujo la respuesta en la prueba. El presidente del Tribunal, el senador Juan Rodríguez Marín, se ha exculpado de cualquier responsabilidad en el insulto y el alcalde, el popular Luis Díaz Alperi, considera que Rodríguez Marín "en absoluto" tiene que ver con la respuesta que se incluyó en la prueba y que posteriormente fue impugnada por uno de los aspirantes.

El vicesecretario del Ayuntamiento es el responsable de la instrucción del expediente. El alcalde ha manifestado su deseo de que la investigación se realice rápidamente.

El presidente de la Diputación de Alicante y del PP de esa provincia, José Joaquín Ripoll, declaró ayer que "desaprueba absolutamente" la inclusión del insulto al presidente del Gobierno, aunque aprovechó esta polémica para denunciar que hace dos semanas el portavoz del PSPV-PSOE en la Diputación, Antonio Amorós, descalificó con un insulto a la institución provincial por la elección como jurado del premio Azorín del escritor Fernando Sánchez Drago. "Hace 15 o 20 días alguien se permitió el lujo de llamar ramera a la Diputación provincial y todavía nadie ha pedido disculpas". Según Ripoll, ese insulto lo dijo el portavoz socialista, "el mismo que ahora se rasga las vestiduras y que dice que hay que pedir disculpas sin cesar, cuando yo todavía estoy esperando disculpas por esa salida de tono".

Para José Joaquín Ripoll, aquellos que acusan también tendrían que mirarse, "porque llamar ramera a la Diputación es un insulto bastante gordo".

Antonio Amorós criticó que el PP "nunca responda de sus errores, niegue la mayor y siempre escurra el bulto hacia el más débil". En un comunicado, el diputado provincial afirmó: "Con el PP siempre son los funcionarios los que pagan los platos rotos de su gestión, sean estos militares, policías, administrativos, miembros de la judicatura, y personal de una concejalía. Su comportamiento es cada vez más irresponsable y menos serio".

Amorós recordó que el portavoz del Consell, Esteban González Pons, ha calificado de "simple error" el insulto a Rodríguez Zapatero y, sobre las acusaciones de Ripoll, aseguró que nunca ha insultado a nadie. "Lo que he hecho siempre ha sido calificar determinadas actuaciones y formas de gobernar con metáforas. Si alguien quiere entregar algo de la Diputación como el premio literario más importante de la institución a una empresa privada, eso tiene muchos nombres, y yo le puse uno", explicó. En opinión del diputado provincial socialista, José Joaquín Ripoll debería exigir "una limpieza exquisita en todas las instituciones, tanto en la que el gobierna como en la de sus compañeros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50