Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez deja en libertad con cargos al ex edil de Nerja acusado de intento de agresión sexual a una limpiadora

El ex concejal del Ayuntamiento de Nerja (Málaga) Francisco Cid, que el pasado jueves fue detenido por un presunto delito de agresión sexual en grado de tentativa a una empleada de limpieza de la casa consistorial, fue puesto ayer en libertad con cargos y sin fianza por la titular del Juzgado número 2 de Torrox, que instruye el caso. Cid, que el mismo jueves dimitió de su cargo de coordinador de Servicios Operativos del consistorio nerjeño y se dio de baja en el Partido Popular, fue destituido ayer por el alcalde de la localidad, Alberto Armijo, del PP. Además, la formación política le ha suspendido de militancia mientras la causa siga su curso judicial.

Los hechos sucedieron el jueves por la mañana en el despacho del ya ex cargo de confianza, situado en los bajos del mercado municipal, adonde había acudido la limpiadora, de 21 años y vinculada al Ayuntamiento por un contrato temporal de seis meses. Según el abogado del PP Fernando Huelin, que asume la defensa de Francisco Cid, éste se limitó a piropear a la joven -como ya había hecho días antes en presencia de personas conocidas de la chica- "diciéndole que tenía unos labios muy bonitos". Según la versión de Cid, la denunciante "entendió mal" la galantería y "se puso muy nerviosa", por lo que el responsable municipal, creyendo que la había molestado, "pidió disculpas" y salió del despacho.

La versión de la trabajadora, es distinta. Según el letrado de Cid, la joven aseguró a la juez que su representado intentó besarla y que para lograrlo le pasó un brazo por el cuello haciéndole daño. El abogado Huelin indicó que existe un parte de asistencia médica realizado a la víctima en el que "se dice que no hay signos externos ni en el cuello ni en el cuerpo de la chica de haber sido objeto de agresión alguna".

Después del supuesto abuso, los testigos relataron que la trabajadora salió del despacho "llorando". La joven llamó, al parecer, a su hermano, voluntario de Protección Civil, que fue quien avisó a la Policía, mientras que el padre de la joven supuestamente agredió al coordinador al enterarse de lo sucedido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de marzo de 2006