APUNTES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El género en la nueva LOU

El curso 2004/05 gran parte del feminismo académico de las universidades españolas realizó numerosos debates sobre los estudios feministas y de género en el espacio europeo de educación superior. En diciembre, las representantes de institutos universitarios, centros, seminarios, fundaciones, asociaciones... de estudios feministas y de género, acordaron una campaña, gestionada por la Fundación Isonomía de la Universitat Jaume I, con propuestas consensuadas bajo la denominación Propuestas del feminismo académico para la reforma de la LOU en las que figuran las modificaciones que deben incorporarse para otorgar a los estudios feministas y de género el rango académico que les corresponde.

Es necesario reconocer los estudios feministas y de género que durante 27 años se han realizado a través de lo que denominamos una acción de voluntariado, es decir, actividades docentes e investigadoras desarrolladas básicamente fuera de los estudios reglados y, en la mayoría de los casos, en clara oposición a la autodenominada doctrina científica.

Sin embargo, no se puede obviar que el resultado de esos estudios e investigaciones ha servido para fundamentar las acciones legales y fácticas que se han producido en el ámbito social, económico y político en relación con la igualdad entre mujeres y hombres.

La incorporación de los estudios de género en la enseñanza universitaria tiene como objetivo la formación en igualdad del estudiantado y, en consecuencia, de buena parte de las futuras clases dirigentes de la sociedad. Constituye una tarea prioritaria proporcionarles una formación adecuada para poner en práctica, desde sus diferentes especialidades profesionales, las medidas idóneas en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. ¿Cómo podremos exigir a las personas que ejercen una profesión que apliquen medidas de igualdad si no tienen formación para ello?

Este es, quizás, el momento más adecuado para incorporar los estudios feministas y del género en el ámbito de la universidad: porque está en marcha la reforma de la LOU; porque existe una legislación que obliga a tomar estas medidas, la Ley Orgánica 1/2004, de medidas de protección integral contra la violencia de género, tras declarar la igualdad entre mujeres y hombres como uno de los fines del sistema educativo (y, al mismo tiempo, como uno de sus principios de calidad), ha establecido en su artículo 4.7: "Las universidades incluirán y fomentarán en todos los ámbitos académicos la formación, docencia e investigación en igualdad de género y no discriminación de forma transversal". Porque también el anteproyecto de Ley de Igualdad aprobado el viernes en Consejo de Ministros reafirma lo anteriormente señalado y sobre todo porque resulta de lo más necesario su implantación para la formación de las personas que en un futuro van a ser el motor de la sociedad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS