Reportaje:FRANCIA | La lucha contra el racismo

Cárcel para quienes inciten al odio racial y al antisemitismo

El fútbol francés ha conocido varios incidentes racistas. Por ejemplo, los vividos por el Racing de Estrasburgo, cuando algunos seguidores insultaron a dos jugadores negros para más tarde meterse con el entrenador Claude Roy, al que trataron de "sucio judío". El estadio apareció pintado con proclamas racistas. La policía realizó unas pesquisas y hubo detenciones y procesamientos de varios ultraderechistas. El año 2000 el problema se produjo en otra dirección: en el transcurso de un Francia-Argelia en París, tras una considerable silbatina de la Marsellesa, se dio una invasión del terreno por parte de seguidores que portaban la bandera argelina. Entonces se habló de "racismo antifrancés".

Más información
La fuerza de los jugadores

La ley Gayssot, de 1990, permite multar y encarcelar a quien "incite al racismo o al antisemitismo" y cualquier proclama favorecedora del "odio racial" es sancionable. El racismo anti-negro es relativamente extraño por la razón de que todos los equipos tienen jugadores de color. Y no sólo los clubes, también la selección nacional.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS