El Banco de Valencia renueva su apuesta por el negocio inmobiliario

Los accionistas aprueban un dividendo de 0,2 euros por acción, un 11% más que en 2004

La junta general de accionistas del Banco de Valencia renovó ayer la apuesta estratégica de la entidad por el negocio inmobiliario, consagró las inversiones en concesiones administrativas y aprobó la constitución de una nueva división destinada en exclusiva a la concesión de créditos para el consumo. Domingo Parra, consejero delegado del Banco de Valencia, definió tres puntos clave de la "reorientación estratégica" prevista por la entidad durante el presente ejercicio. "No hemos tenido éxito hasta la fecha en la financiación de la compra de bienes de consumo", dijo en primer lugar, "por eso queremos crear ex novo una entidad que funcionará en 2006 y será rentable en 2008, destinada en exclusiva a la financiación del consumo y que constituirá un frente de nuevos clientes".

El banco creará 'ex novo' una entidad destinada en exclusiva a financiar el consumo

"Invertiremos en concesiones, como autopistas", en las que el Banco de Valencia participa a través de Aurea, resultado de la fusión de Aumar y Acesa, apuntó en segundo lugar. Para subrayar, por último, la importancia del negocio inmobiliario para la entidad. "Seguimos en el negocio inmobiliario, sobre todo destinado a la creación de suelo, de la mano de clientes y socios con acreditado recorrido; invertimos y desinvertimos en el negocio inmobiliario y lo vamos a seguir haciendo", sentenció Parra.

Los accionistas reunidos en el Palau de la Música de la Valencia, representantes de más del 86% del capital de la entidad, aprobaron sin fisuras las cuentas, los dividendos propuestos y la inmediata estrategia de futuro.

Hace un año, los responsables ejecutivos del banco habían estimado un aumento de beneficios a lo largo de 2005 del 12%, un crecimiento de los recursos gestionados en torno al 11% y un alza de la inversión crediticia en el sector privado del 17%. Pero la junta de accionistas aprobó ayer unos beneficios de casi 96 millones de euros, cifra que arroja un aumento superior al 24% sobre 2004, un crecimiento de los recursos gestionados superior al 18% y un alza de la inversión crediticia del 26%.

Las previsiones para 2006 son muy parecidas a las estimadas en febrero de 2005. Sólo se revisa al alza el crecimiento previsto de la inversión crediticia que se cifra en un 20%, un objetivo que acredita la confianza de los ejecutivos del banco en la solvencia del negocio inmobiliario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La junta de accionistas acordó repartir un dividendo de 0,2 euros por acción que se acompaña de una paralela ampliación de capital a través del reparto de una nueva acción por cada 50 acciones antiguas, una práctica que aplica el Banco de Valencia desde 2001 y que permite conciliar el reparto de beneficios con la capitalización de la entidad. El dividendo conjunto supone una mejora del 11% respecto a los beneficios distribuidos entre los accionistas al final de 2004.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS