El Gobierno estima positivo el apoyo del PP a la Ley de Víctimas

De la Vega pide a los populares que salgan de su convención "más dialogantes"

El Gobierno pretende recuperar el consenso con el PP en política antiterrorista a partir de la nueva Ley de Solidaridad con las Víctimas. El presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha ofrecido al líder del PP, Mariano Rajoy, pactar esta ley, y éste ha mostrado su predisposición favorable. La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, respondió ayer con un "bien venido sea al consenso", y pidió que de la convención del PP salga "una actitud más dialogante que la actual".

El Gobierno se muestra preocupado por la desunión existente con el PP a la hora de afrontar la lucha antiterrorista y un hipotético final de la violencia de ETA. Esa desunión está teniendo un reflejo permanente en el discurso de Rajoy y la cúpula del PP, que han hecho de la lucha antiterrorista uno de los ejes de su política de oposición.

Fernández de la Vega recordó ayer que el consenso en política antiterrorista ha sido un objetivo prioritario de su Gobierno desde el inicio de su mandato. "Nadie es más partidario del consenso que el Gobierno y el PSOE, que tienen permanentemente la mano tendida al diálogo y al acuerdo con el PP", dijo la vicepresidenta primera, al finalizar el Consejo de Ministros.

Para que no quedase en una mera frase, Fernández de la Vega insistió en que el Gobierno mantiene la oferta de consenso con el PP, y los demás partidos, sobre la nueva Ley de Víctimas del Terrorismo que el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció el pasado miércoles en la sesión de control del Congreso, y que Rajoy respondió con una predisposición favorable.

La vicepresidenta apuntó que el Gobierno pretende, con esta oferta, avanzar con el PP hacia un consenso antiterrorista, incluso, más amplio que la nueva Ley de Víctimas. "Si a través del consenso ofrecido por el presidente y aceptado por Rajoy de abordar una nueva Ley de Víctimas llegamos a un acuerdo, y lo extendemos de nuevo a la política antiterrorista, nada desea más este Gobierno porque nunca se debió salir de ahí".

No obstante, el Gobierno no se hace ilusiones de que el PP cambie su actitud de hacer de la lucha antiterrorista el eje de su política de oposición. El PP acrecentó los ataques a la política antiterrorista cuando éste promovió y aprobó, en mayo, una resolución parlamentaria a favor del final dialogado de ETA si la banda cesaba definitivamente la violencia y sin pagar precio político. La propuesta, aprobada por todos los partidos menos el PP, retomaba el punto 10 del Pacto de Ajuria Enea, aprobado por todos los partidos vascos, en 1988, incluida Alianza Popular (precedente del PP) entonces dirigida por Manuel Fraga.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero, pese a todo, Fernández de la Vega insistió en pedir al PP el consenso, y aprovechó la celebración de la Convención de este partido, este fin de semana en Madrid, para dirigirle un mensaje: "Una actitud de los populares más serena, más dialogante y menos crispada que la actual sería siempre beneficiosa para los ciudadanos".

El Gobierno quiere, en un mes, tener a punto el anteproyecto de Ley de Víctimas del Terrorismo, que refundirá las normas dispersas sobre el tema y cubrirá algunas lagunas, bien porque "han surgido situaciones imprevistas", o "se han derivado de la aplicación de normas preexistentes", explicó la vicepresidenta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS