Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gasol se supera

Ante los Wizards, el español sitúa en 39 su récord de puntos en la NBA

Frente a Washington Wizards, en un partido magistral, Pau Gasol ratificó la condición de estrella que hace poco más de una semana le otorgaron los entrenadores de la NBA al seleccionarlo, por primera vez desde que participa en la mejor Liga de baloncesto del mundo, para el All Star. En un encuentro que los Grizzlies tenían más que cuesta arriba, Gasol anotó 39 puntos en 40 minutos y evitó lo que ya se cantaba como la cuarta derrota consecutiva de su equipo, que, al final, acabó imponiéndose a los Wizards por 108-98.

Los 39 puntos del pívot español no sólo suponen su mejor anotación desde que aterrizó en la NBA, en 2001 -su tope estaba en 36, logrados el pasado 26 de noviembre ante los Mavericks de Dallas-. Hablan además de un jugador desequilibrante; capaz, como los grandes nombres de la Liga, de decidir y modificar el sino de un partido. "Hizo un trabajo inmenso en todos los aspectos del juego, pero, especialmente con su saber estar como líder en los momentos decisivos", le elogió su técnico, Mike Fratello. "Tenemos que reconocer que en la segunda parte nos dominaron por completo. Perdimos la concentración ante un Gasol inspirado y al que nunca pudimos frenar. Hizo un gran partido", abundó Eddie Jordan, el técnico de los Wizards.

Gasol, que al descanso del encuentro ya sumaba 19 puntos y acumuló una serie total de 16 de 22 en tiros de campo y 7 de 10 en tiros libres, no sólo fue la principal arma ofensiva de su equipo. También capturó 10 rebotes, repartió tres asistencias, puso tres tapones y recuperó un balón frente a los seis que perdió.

"Estoy contento por partida doble", confesó el pívot barcelonés, "porque ganamos y por mi actuación individual, que me permitió seguir progresando y haciendo bien las cosas": "Sabía que tenía que luchar al máximo para conseguir que el equipo se convenciese de que podíamos remontar los 14 puntos y ganar el partido. Era muy importante con vistas al play off". Y luego, en una muestra de su autoexigencia, matizó: "No estoy contento con las pérdidas de balón [seis], pero espero corregir ese problema en el próximo encuentro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 2006