La reordenación del sector energético

Aplausos en pie, muestras de apoyo y críticas a la "demagogia"

Manuel Pizarro disfrutó ayer de un público entregado que se puso en pie para aplaudir al presidente de Endesa cuando éste prometió que la compañía saldrá reforzada de lo que denominó "esta crisis". El autobombo llegó a tal punto que dos accionistas tomaron la palabra para expresar su "inquietud por este clima de euforia".

Uno de ellos, Fernando Herrero, representante de 5.000 acciones y también de la asociación Adicae, espetó que la "demagogia no ayuda a defender nuestros derechos". Fue después de que Pizarro recordara que la acción de Endesa ha evolucionado de los 8,95 euros a los que había caído el 24 de septiembre de 2002 hasta los 28,3 euros a que cerró el pasado viernes. Antes de que Gas Natural lanzara su oferta, cada título valía 18,3 euros. Pizarro reivindicó el papel de la gestión en esta revalorización.

La lluvia en Madrid no frenó la asistencia de los accionistas a la junta, que dio luz verde al mayor reparto de dividendo en la historia de Endesa. Una larga cola de paraguas envolvía la sede de la eléctrica, en el Campo de las Naciones, cuando el evento ya llevaba un cuarto de hora en marcha. Se presentaron 2.768 accionistas.

Y hubo que habilitar, además del enorme patio central, el restaurante, el auditorio, el atrio, la sala de conferencias, el vestíbulo y una carpa exterior. El día anterior, Endesa había dado el día libre a sus empleados. Muchos de ellos engordaron la cifra de asistencia a la junta. Aún así, el capital representado (48,2%) fue inferior al 66% registrado el año anterior.

A la salida, un corrillo. "Deberían nombrarle ministro, es fabuloso", comentaba un accionista, en alusión a Pizarro. El resto asentía y aseguraba que no vendería sus acciones "ni a los catalanes ni tampoco a los alemanes, porque yo he trabajado en Unilever y sé lo que significa que las decisiones se tomen lejos". A su lado, un puñado de representantes de la Plataforma Aire Limpio esgrimía una pancarta donde se podía leer "Endesa compra alcaldes" y repartía panfletos contra la construcción de dos centrales térmicas de gas de ciclo combinado en Estremera y Colmenar de Oreja (Madrid).

"Un Montilla por acción"

Dentro, la junta, que limitó las intervenciones a 20 frente al centenar de palabras pedidas, fue casi un paseíllo para Pizarro y para Rafael Miranda, al que la emoción le quebró la voz. Hubo más muestras de adhesión que preguntas. Y, sobre todo, abundaron las críticas ácidas a la oferta de Gas Natural, por "ridícula", y al Gobierno, por impulsar un grupo español.

Destacó el momento estelar de Adela Hijas Muñoz, quien propuso a la gasista venderle sus 50 acciones en 10 minutos si le daban "un Montilla por acción". O el de Antonio, de Alcalá de Guadaira (Sevilla), quien proclamó: "He roto toda relación con La Caixa", primer accionista de Gas Natural. Antonio ha expresado sus opiniones contra la OPA, mediante burofax, al Rey. "Y la Casa Real me ha contestado con su sobre y su sello".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS