La ruptura de CiU beneficiaría a Convergència

Una de las cerca de 140 encuestas realizadas por el Gobierno catalán con un claro interés electoral trataba de descubrir el impacto de las tensas relaciones entre Unió y sus socios de coalición a principios de 1994. La elaboración de estos sondeos se realizó a espaldas de Unió.

La encuesta tiene cinco grandes preocupaciones: detectar el grado de conocimiento del conflicto entre la población; evaluar las consecuencias de la inestable relación entre Convergència y Unió en la imagen del entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol; analizar el apoyo de CiU al PSOE en Madrid; establecer la popularidad de los dirigentes de Unió y conocer quién votaría a CDC y quién a UDC en unas hipotéticas elecciones legislativas. En este caso, del total que confesó su voto a la coalición de CiU, el 70% lo haría a CDC y tan sólo el 9% a Unió.

El estudio está basado en 500 entrevistas a ciudadanos de toda Cataluña. El 30% de los entrevistados creen que Unió ha de poder actuar con independencia de Convergència, frente al 43% que opina que UDC y CDC deben ir siempre de la mano. Y casi el 50% observa que los rifirrafes entre los dos partidos de la coalición genera una mala imagen de Pujol en Madrid.

Como conclusión, las ciudadanas de 39 a 45 años son las votantes más fieles a CDC. Los más infieles, los jóvenes tarraconenses de 18 a 25 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 20 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50