Francisco Bueno describe la presencia hebrea en la península Ibérica en 'Los judíos de Sefarad'

El libro sirve para divulgar la entrada de Jaén en la Red de Juderías de España

El escritor granadino afincado en Málaga Francisco Bueno ha publicado Los judíos de Sefarad. Del paraíso a la añoranza (editorial Miguel Sánchez), donde hace un recorrido desde los primeros datos de presencia judía en la península Ibérica, pasando por las etapas de la dominación visigoda, musulmana y cristiana, hasta llegar al decreto de expulsión de los Reyes Católicos en 1492. El libro se ha presentado en Jaén para celebrar la entrada de esta ciudad en la Red de Juderías de España Caminos de Sefarad.

La publicación trata también de la Inquisición y sus quemaderos
El libro se detiene en los sefardíes de Turquía, Italia o Países Bajos

"Es una publicación que reivindica a unos españoles de sentimiento y el inmenso legado que nos dejaron", asegura Francisco Bueno, que es autor también del libro Los reyes de la Alhambra y que lleva décadas investigando sobre los judíos españoles. Suya es también la biografía del célebre judío jiennense Hasday Ben Shaprut, cuyos derechos cedió a la asociación cultural Iuventa, que publicó 2.000 ejemplares para dar a conocer a este personaje.

Curiosamente, en Los judíos de Sefarad está presente también de forma extensa Ben Shaprut, pues sin su figura difícilmente se podría entender el Califato cordobés. Es a partir de entonces cuando la cultura hispano-hebrea alcanza cotas tan importantes hasta el punto de que llega a convertirse en la edad de oro de los judíos españoles.

En el libro, presentado esta semana en Jaén, Francisco Bueno analiza la vida y obra de otros muchos judíos españoles como Ibn Negrella, Maimónides, o Ibn Gabirol, "españoles que fueron maltratados por la historia y olvidados durante siglos por una mal entendida identidad que sesgaba una parte fundamental de nuestras raíces actuales", sostiene Francisco Bueno.

Sin embargo, el autor del libro no finaliza su aproximación a los judíos de Sefarad en el año 1492, coincidiendo con la expulsión por parte de los Reyes Católicos. Francisco Bueno decide no quedarse ahí, donde muchos dan por terminada la historia judía de España, por considerar que esa historia continúa hasta hoy.

En la parte final del libro, Bueno se detiene en el paraíso o la añoranza de Sefarad (como siguen llamando los judíos a su patria de origen). Y es que, como recuerda el autor, Sefarad se convirtió en la tierra prometida para el pueblo de Israel. "El deseo de retornar a una Sefarad que nunca olvidaron a pesar de los siglos transcurridos en lejanas tierras desde su expulsión", indica. El autor habla a partir de ese momento de los sefardíes, herederos de la tradición judeoespañola, con unos apellidos, costumbres, sentimientos y lengua que hacen de ellos los españoles sin patria.

El libro brinda la oportunidad de conocer a los sefardíes en Turquía, Italia o Países Bajos, entre otros países, sin olvidar a su vez a los otros judíos, los conversos. La publicación trata también de la Inquisición, sus quemaderos o los estatutos de limpieza de sangre. Y toca además a grandes personajes de ascendencia judía como fray Hernando de Talavera, fray Luis de León, san Juan de Dios o Tirso de Molina.

"Vivieron en cada una de nuestras ciudades, en pueblos, aquí, junto a nosotros, disfrutaron de este paraíso llamado por ellos Sefarad, enriquecieron nuestra historia y ahora son muchos de ellos españoles de sentimiento, que no conocen España", asegura Bueno. La presentación del libro, acto que organizó la asociación cultural Iuventa, sirvió para conmemorar la entrada de Jaén en la Red de Juderías de España Caminos de Sefarad, de la que forman parte 16 ciudades españolas, entre ellas Córdoba, Barcelona, Toledo, Ávila, Segovia y Cáceres. En Jaén la presencia de judíos está documentada desde el año 612, aunque debieron establecerse mucho antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 20 de febrero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50